MOODY´S MEJORÓ LA CALIFICACIÓN DE LA ARGENTINA: EL COMUNICADO TEXTUAL

42

Moody’s Investors Service (“Moody’s”) subió a B2 desde B3 las calificaciones de emisor y sénior no garantizadas en moneda local y moneda extranjera del Gobierno de Argentina. La calificación provisional sénior no garantizada fue subida a (P)B2 desde (P)B3. La perspectiva de las calificaciones es estable.

Al mismo tiempo, la calificación de corto plazo de Argentina fue afirmada en Not Prime (NP). Las calificaciones sénior no garantizadas de la deuda no reestructurada fueron afirmadas en Ca y la calificación provisional sénior no garantizada de la deuda no reestructurada fue afirmada en (P)Ca.

Los principales factores que impulsaron la suba de calificación a B2 son:

1) Un historial de reformas macroeconómicas que están comenzando a lidiar con distorsiones de larga data de la economía argentina.

(2) La probabilidad de que las reformas continuarán y, a su vez, sostendrán el reciente regreso a la senda del crecimiento económico positivo del país.

La perspectiva estable de la calificación de B2 de Argentina balancea las fortalezas crediticias de la economía grande y diversa de Argentina y los niveles de ingresos moderados con los desafíos crediticios que presentan los déficits fiscales aún elevados y la dependencia de fuentes de financiamiento externas, lo que aumenta su vulnerabilidad a eventos de riesgo externos.

Al mismo tiempo, Moody’s subió el techo para bonos en moneda extranjera a B1 desde B2 y el techo para depósitos en moneda extranjera a B3 desde Caa1. Los techos para bonos y depósitos en moneda local de largo plazo fueron subidos a Ba2 desde Ba3. El techo para depósitos bancarios en moneda extranjera de corto plazo, el techo para bonos en moneda extranjera de corto plazo, y los techos para depósitos y bonos en moneda local de corto plazo no registran cambios y se mantienen en NP.

FUNDAMENTO DE LAS CALIFICACIONES

FUNDAMENTOS PARA LA SUBA DE CALIFICACIÓN A B2

REFORMAS DE POLÍTICAS POSITIVAS

Desde diciembre de 2015, el gobierno de Macri ha implementado varias políticas que hacen frente a las distorsiones económicas que habían limitado el perfil crediticio de Argentina. Estas reformas incluyen un tipo de cambio flotante, una cuenta de capital abierta, un banco central independiente con metas de inflación plurianuales, y estadísticas públicas más confiables. La combinación de estas reformas ha impulsado las perspectivas de crecimiento económico. El gobierno tiene además como objetivo reducir el déficit fiscal en 2018 y 2019.

Moody’s prevé que las reformas probablemente se mantendrán, ya que el resultado de las elecciones legislativas de medio término ha fortalecido la posición política del gobierno. La coalición Cambiemos del presidente Macri ganó casi el 42% de los votos en el país para la Cámara de Diputados, el partido con mayor porcentaje de votos a nivel nacional. La coalición Cambiemos aún no tiene la mayoría en el Congreso, pero ha incrementado su presencia en ambas cámaras parlamentarias. El mayor número de legisladores de Cambiemos en el Congreso le da al gobierno de Macri un mayor apoyo político que, según esperamos, facilitará la aprobación de más reformas políticas positivas. El gobierno de Macri ha anunciado una serie de proyectos de reforma impositiva, previsional y laboral tras su victoria electoral en las elecciones legislativas de medio término.

Las reformas anunciadas incluyen la reducción de impuestos a empresas para mejorar la competitividad; la reforma laboral, cuyo objetivo es reducir el costo de las contrataciones en Argentina y aumentar la proporción de empleo formal; y un cambio en la manera de calcular los gastos en pensiones. El gobierno también continúa reduciendo los subsidios a la energía para reflejar de una mejor manera los costos de producción y distribución reales.

El objetivo de las reformas es impulsar la recuperación de la economía fomentando mayores inversiones privadas, al mismo tiempo que continúa el proceso de estabilización macroeconómica. Las autoridades también pretenden reducir gradualmente el déficit fiscal a partir de 2018. El gobierno ha oficializado su objetivo de bajar el déficit primario, que alcanzará un 4,2% del PBI este año, en un 1% del PBI anual en 2018 y 2019. Sin embargo, la existencia de pago de intereses más elevados significa que el déficit financiero sólo registrará un progreso moderado en este frente, y el déficit fiscal en el orden del 5% del PBI seguirá siendo una limitación crediticia clave. La consolidación fiscal requerirá un período de crecimiento sostenido, y una reducción de los gastos del gobierno, como por ejemplo los subsidios a la energía.

MEJORA DE PERSPECTIVAS MACROECONÓMICAS

El crecimiento económico parece ser más sostenible que en anteriores auges del consumo, en la medida en que las reformas sigan siendo implementadas. Después de años de crecimiento económico intermitente, Argentina está preparada para crecer dos años consecutivos en el período 2017-2018, la primera vez desde 2011. Prevemos que la economía crecerá 3% este año y 3,5% en 2018, tras contraerse un 2,3% en 2016. Esta mejora es el resultado de una combinación de factores que incluyen un aumento de la confianza empresarial y de los consumidores y mayores tasas de inversión.

La formación bruta de capital fijo se incrementó un 7,7% en el segundo trimestre y esperamos que la inversión siga aumentando aun cuando sigue siendo más baja que en la mayoría del resto de los países de América Latina. Estimamos que la relación inversión a PBI alcanzará un 17,2% en 2017, un incremento desde el 16,4% del PBI registrado en 2016, aunque manteniéndose por debajo de la mediana de 21% para países de Latinoamérica. Prevemos que las inversiones seguirán aumentando en 2018 y alcanzarán aproximadamente un 18% del PBI para el cierre de ese año.

Un crecimiento económico más rápido ha comenzado a afectar positivamente los indicadores socioeconómicos. Los índices de pobreza han disminuido. Aumentos salariales están impulsando un crecimiento del consumo privado. Los datos de empleo muestran un aumento de la creación de trabajo en el sector privado, que está empezando a contrarrestar las pérdidas de empleos registradas el año pasado. En términos generales, esperamos que estas tendencias se mantengan y profundicen en 2018 y 2019 y que impulsen un mayor apoyo político al actual gobierno.

Un crecimiento mayor y equilibrado, si se mantiene, y acompañado con un aumento de la competitividad externa, podría con el transcurso del tiempo fortalecer la posición fiscal y externa de Argentina, mediante un incremento de los ingresos públicos, las exportaciones y la inversión extranjera. La inflación aún sigue siendo elevada y se ubicará en alrededor del 23% para el cierre de este año. Pero la postura antiinflacionaria del Banco Central está reduciendo gradualmente la inflación básica y esperamos que los precios al consumidor caigan a alrededor de 15% en 2018 y que posteriormente sigan bajando.

FUNDAMENTOS DE LA PERSPECTIVA ESTABLE

La perspectiva estable balancea las recientes mejoras en la economía y la formulación de políticas en el país aún con un elevado déficit fiscal mayormente financiado en moneda extranjera y crecientes desequilibrios externos.

FACTORES QUE PODRÍAN SUBIR O BAJAR LAS CALIFICACIONES

Una acción de calificación positiva dependerá de una continuación y profundización de la orientación positiva de políticas que el gobierno de Macri comenzó a implementar en diciembre de 2015. Un factor particularmente importante será la reducción continua y sostenible del déficit fiscal y la inflación.

Podría producirse una acción de calificación negativa si el déficit fiscal no revierte su tendencia alcista, o si se produce un aumento de las vulnerabilidades externas, incluyendo una drástica caída de las reservas internacionales oficiales.

PIB per cápita (base PPA, US$): 20,053 (2016 Actual) (también conocido como Ingreso per Cápita)

Crecimiento Real del PBI (cambio porcentual): -2.2% (2016 Actual) (también conocido como Crecimiento del PIB)

Tasa de Inflación (cambio porcentual Dic./Dic.): 40% (2016 Actual)

Balance Financiero del Gobierno General/PIB: -5.9% (2016 Actual) (también conocido como Balance Fiscal)

Balance de la Cuenta Corriente/PIB: -2.7% (2016 Actual) (también conocido como Balance Externo)

Deuda Externa/PIB: 33.2% (2016 Actual)

Nivel de desarrollo económico: Nivel bajo de resistencia económica

Historial de mora: Al menos un episodio de falta de pago ha sido registrado desde 1983.

El 27 de noviembre de 2017 un comité de calificación fue convocado para discutir la calificación del Gobierno de Argentina. Los principales puntos planteados durante el debate fueron los siguientes: Los fundamentos económicos del emisor, incluyendo su fortaleza económica, han mejorado sustancialmente. El marco/la fortaleza institucional del emisor han mejorado sustancialmente. La gobernanza y/o la gestión del emisor han mejorado sustancialmente. El emisor se ha vuelto menos susceptible a eventos de riesgo.

La metodología principal utilizada en estas calificaciones fue Calificación de bonos soberanos, publicada en diciembre de 2016. Favor de entrar a la página de Metodologías en www.moodys.com para obtener una copia de la misma.