EN MEDIO DE FUERTES CRÍTICAS, MAY SELLA UN ACUERDO QUE LE PERMITIRÁ GOBERNAR

25

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, cerró hoy un pacto con el Partido Unionista Democrático (DUP) noirlandés que permitirá que el Parlamento avale esta semana el programa legislativo de su gobierno en minoría, en medio de críticas porque el acuerdo privilegia a Irlanda del Norte.
El pacto, que se tornó indispensable luego de la debacle de su Partido Conservador en las elecciones del 8 de junio, tuvo un alto costo: el gobierno de May aceptó una enorme inyección de fondos en Irlanda del Norte a cambio del respaldo del DUP.
El acuerdo desató la indignación de los líderes regionales de Escocia y Gales -que dicen que no reciben nada mientras Irlanda del Norte se lleva todo el dinero- y de los rivales del DUP en la provincia británica, que afirman que viola el acuerdo de paz de 1998 y amenaza su esquema de gobierno compartido.
La ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, dijo en su cuenta de Twitter, que “cualquier sentido de justicia ha sido sacrificado en el altar de un sucio acuerdo del DUP, para permitir que la primera ministra acceda al poder y la influencia de los conservadores escoceses en el gobierno sea igual a cero”.
El ministro principal galés, del opositor partido Laborista Carwyn Jones, tachó el acuerdo de “escandaloso” e “inaceptable” y dijo que “asesina la idea de una financiación justa para las naciones y regiones”.
“Es escandaloso que la primera ministra crea que puede asegurar su propio futuro político echando dinero en Irlanda del Norte mientras ignora al resto del Reino Unido”, afirmó.
El paquete acordado incluye 1.000 millones de libras de nuevos fondos para Irlanda del Norte en los próximos dos años y otros 500 millones de fondos que ya habían sido anunciados para desarrollar la infraestructura, los servicios de salud y la educación noirlandesa.
Las concesiones deberían permitir a May obtener el apoyo a su programa legislativo, que está dominado por el Brexit y que se anunció la semana pasada, en la votación que se llevará a cabo el jueves próximo en la Cámara de los Comunes del Parlamento británico.
La primera ministra gozaba de una clara mayoría en el Parlamento hasta que convocó comicios anticipados para sumar aún más bancas para su partido. Sin embargo, muchos votantes se volcaron al Partido Laborista, haciendo que May perdiera el control del Parlamento y forzándola a buscar un partido aliado.
Al celebrar hoy el acuerdo, la jefa de gobierno minimizó las diferencias entre su formación y el DUP, un partido más conservador en lo social, que se opone al aborto y al matrimonio igualitario pero apoya la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).
May dijo que ambos partidos “comparten muchos valores” y compromisos.
“También compartimos el deseo de garantizar un gobierno fuerte, capaz de implementar su programa y cumplir en cuestiones como las negociaciones por el Brexit, pero también en cuestiones de seguridad nacional. Así que al acuerdo al que llegamos es muy, muy bueno”, declaró.
La líder del DUP, Arlene Foster, dijo que el pacto “tiene en cuenta la circunstancia única” de Irlanda del Norte, la única provincia del Reino Unido que no se ubica geográficamente en Gran Bretaña y que tendrá la única frontera terrestre con la UE una vez que se concrete el Brexit.
El partido de Foster había exigido beneficios tangibles en términos de empleo e inversión en Irlanda del Norte como condición para apoyar al gobierno de May. El DUP tiene 10 escaños en el Parlamento, justo los que necesitan los conservadores para la aprobación de su programa legislativo.
El Partido Conservador de May fue el más votado en las elecciones del 8 de junio, pero no obtuvo las bancas necesarias como para hacer aprobar sus leyes sin el respaldo de alguna otra formación, especialmente aquellas que se refieran al espinoso proceso del Brexit.
El líder laborista, Jeremy Corbyn, expresó en un comunicado que el acuerdo del DUP con el gobierno conservador no es de interés nacional y sólo sirve a los intereses de May para mantenerse en el poder.
“¿De dónde sale el dinero para el acuerdo Tory-DUP?”, se preguntó el dirigente izquierdista.
“¿Y todas las regiones del Reino Unido recibirán los muy necesitados fondos adicionales que obtendrá Irlanda del Norte como parte de este acuerdo?”, agregó.
El dinero se usará para resolver asuntos muy importantes para los 1,8 millones de personas que viven en Irlanda del Norte. Como parte del arreglo, los fondos se destinarán a solucionar un problema de embotellamiento de tráfico que afecta a tres rutas y a mejorar los servicios de Internet de alta velocidad.
También contempla 200 millones de libras en dos años para mejorar el sistema de Salud, 100 millones para necesidades inmediatas en áreas de salud y educación. También habrá 100 millones de libras en cinco años para programas de combate a la pobreza y 50 millones para programas de salud mental.
Otros partidos políticos de Irlanda del Norte, sobre todo el republicano Sinn Fein, objetó la alianza de los conservadores y el DUP por considerar que pone en riesgo el compromiso del gobierno de ser un árbitro neutral en el marco del Acuerdo de Viernes Santo de 1998, que trajo paz a la región tras décadas de violencia.
El presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, dijo que el acuerdo significa una continuación de las políticas de ajuste del Partido Conservador.
“El precio del acuerdo de hoy DUP-Tory es un apoyo del DUP a una continuidad del ajuste tory y los recortes en los servicios públicos. Da un cheque en blanco para un Brexit tory que amenaza el Acuerdo de Viernes Santo”, declaró.