MÁS TENSIÓN Y MUERTES EN VENEZUELA, DONDE LA OPOSICIÓN DESAFÍA LA PROHIBICIÓN DE MANIFESTARSE EN LAS CALLES

24
La tensión y la violencia volvieron a escalar hoy en Venezuela y prometen incrementarse, luego de que el gobierno prohibiera las manifestaciones públicas hasta el martes próximo y la oposición asegurara que protestará mañana, el sábado y el domingo porque creen necesario “profundizar el conflicto”.
El escenario se planteó en una agitada jornada, que fue a la vez la segunda de la campaña proselitista del oficialismo para las elecciones de constituyentes del domingo y de huelga general y manifestaciones callejeras de la oposición, que rechaza el proceso electoral.
En ese contexto se registraron cuatro nuevas muertes violentas que elevaron a 105 la cantidad de víctimas fatales durante las protestas callejeras iniciadas a comienzos de abril, que también dejaron más de 1.500 heridos, según datos oficiales.
Asimismo, el presidente Nicolás Maduro llamó a la oposición a iniciar conversaciones “antes de la elección e instalación” de la asamblea constituyente y advirtió que si eso no ocurriera, él facultará a ese organismo a “convocar de manera obligatoria un diálogo nacional”.
El ministro de Interior y Justicia, general Néstor Reverol, anunció esta mañana por televisión la prohibición de realizar cualquier tipo de concentración pública de personas entre mañana y el martes próximo, y advirtió que el incumplimiento de esa veda será penado con cinco a 10 años de cárcel.
“Se prohíben en todo el territorio nacional las reuniones y manifestaciones públicas, concentraciones de personas y cualquier otro acto similar que pueda perturbar o afectar el normal desarrollo del proceso electoral”, dijo Reverol, según recogió la agencia EFE.
El oficial subrayó que “quien organice, sostenga o instigue a la realización de actividades dirigidas a perturbar la organización y funcionamiento del servicio electoral o de la vida social del país será penado con prisión de cinco a 10 años”.
La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) respondió inmediatamente a través de Twitter que extendía a toda Venezuela la “toma” (protesta callejera) programada para mañana solo en Caracas, y más tarde llamó a manifestaciones de protesta también para el sábado y el domingo.
“Reiteramos la convocatoria para que mañana, ante la amenaza de Reverol, pasemos a la toma de Venezuela para que todo el país salga a la calle”, afirmó el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional (parlamento) y jefe del partido Voluntad Popular (VP), Freddy Guevara, en conferencia de prensa.
“Ni por un minuto pensemos que hay que bajar la presión; el gobierno va para adelante con su constituyente falsa, tenemos que prepararnos para profundizar el conflicto”, agregó el legislador, que advirtió que los próximos tres días serán “de calle y protesta”.
En tanto, el Sindicato de Trabajadores llamó a prolongar la huelga general, programada solo hasta las 6 de mañana, con el fin de “recuperar la constitucionalidad, la democracia y la libertad”.
“Hemos decidido continuar con la huelga general; la huelga continúa en las fábricas, en las escuelas, en las universidades, en los barrios, en las urbanizaciones; a partir de mañana y hasta recuperar la democracia y la libertad estaremos en las calles”, dijo el dirigente Iván Freites en conferencia de prensa.
La huelga tuvo un grado de adhesión de 95 por ciento, según diversos voceros políticos y sindicales de la oposición, y transcurrió en un clima violento, en el que las protestas callejeras y los bloqueos de avenidas y autopistas fueron combatidos por tropas militares y grupos parapoliciales.
Bajo esas circunstancias, el Ministerio Público (MP) reportó los fallecimientos de un adolescente de 16 años en Caracas y Enderson Caldera, de 23 años, en Timotes (estado Mérida), ambos ayer, y de Leonardo González Barreto, de 49, en Naguanagua (Carabobo), y otro niño de 16 -que los diarios El Nacional y El Universal identificaron como Gilimber Terán-, en Caracas, hoy.
Los cuatro murieron tras haber sido baleados en marchas de protesta contra el gobierno y llevaron a 105 la cantidad de decesos violentos en el contexto de las manifestaciones iniciadas en abril.
Por otra parte, Maduro llamó a la oposición a entablar negociaciones antes de las elecciones del domingo, bajo la amenaza de que si no, dispondrá que la asamblea constituyente imponga un diálogo político.
El jefe del Estado reclamó a la oposición “que abandone el camino insurreccional, que vuelva a la Constitución” y que acepte “en las próximas horas, antes de la elección e instalación de la asamblea constituyente”, la conformación de “una mesa de diálogo, acuerdo nacional y reconciliación de la patria”.
“Porque si no fuera así, yo le entregaría a la constituyente todo el poder de convocar de manera obligatoria un diálogo nacional de paz con una ley constitucional”, advirtió durante un acto de campaña en el centro de Caracas.
Maduro había retomado la idea del diálogo el fin de semana pasado, pero Guevara desalentó entonces cualquier posibilidad.
Sin embargo, el lunes pasado, el expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, habitual mediador entre ambos sectores, se reunió en Caracas con varios líderes opositores, incluido el exalcalde Leopoldo López, lo que pareció reflotar la posibilidad de un diálogo político.