MÁS CAMIONES Y TABLEROS DESCENTRALIZADOS PERMITIERON UN ESCRUTINIO “RÉCORD”

El incremento del número de camiones que trasladaron los telegramas y la utilización de 400 tableros de control descentralizados fueron la clave para que el Ministerio del Interior consiga en las elecciones del domingo pasado un escrutinio que en el Gobierno calificaron de “récord”, por ser el que tuvo la carga de datos más veloz de los últimos años, incluido el balotaje.
Según explicaron a Télam desde la Secretaría de Asuntos Políticos que conduce Adrián Pérez y que organiza los comicios, varias modificaciones fueron aplicadas al escrutinio provisorio de las elecciones legislativas del domingo último, con especial foco en la provincia de Buenos Aires, donde la carga de datos en el marco de las PASO había despertado controversias por su demora, fundada -entre otros aspectos- en errores en la confección del 4 por ciento de los telegramas emitidos por autoridades de mesa.
Entre los cambios principales figura lo que denominan técnicamente la “logística de recolección desde los establecimientos”, es decir, el funcionamiento de los camiones que transportan las urnas y los telegramas a los Centros de Transmisión de Datos (CTD).
“Antes teníamos a razón de un camión cada cuatro escuelas que hacía varias pasadas y el domingo pusimos un camión cada tres, reduciendo el tiempo del arribo de los telegramas a los CTD”, explicaron en Interior.
Otro elemento importante fue el diseño de un “sistema de detección temprana, que se trata de 400 tableros descentralizados en toda la Provincia, aparte del tablero central, que permitió detectar en forma rápida dónde se desarrollaban problemas”, como fue el caso de Ezeiza (en la Provincia) o Jujuy (en el interior).
Según un reporte interno que circula por la Casa Rosada que analiza el funcionamiento del escrutinio provisorio y al que tuvo acceso Télam, estos tableros nuevos llevaron “activación inmediata de procedimientos logísticos” para destrabar posibles demoras.
Otro elemento fue el refuerzo de la capacitación que el equipo del ministro Rogelio Frigerio impulsó para las autoridades de mesa, ya que como informó Télam en agosto pasado, hubo cerca de 380.000 votos que no pudieron ser contabilizados debido a errores y mala confección de los telegramas tras el cierre de la jornada electoral.
En aquella oportunidad, la carga de datos fue del 96 por ciento de las mesas (quedaron afuera más de 1.600), mientras que el domingo pasado se alcanzó el 99,22 por ciento (siendo imposibilitados de escrutar menos de 500 mesas).
El informe de Interior explica que el trabajo previo con las autoridades de mesa incluyó “una unificación de las instrucciones”, explicaciones sobre la calidad de la forma de confeccionar los telegramas y también mayor capacitación para los empleados del Correo encargados de recibir los datos.
“Hubo menos errores en los telegramas y se llegó en Provincia a un número similar al promedio de todo el país para la carga”, remarcaron desde el oficialismo, que también añadieron la importancia de haber sumado más tecnología (75 escáneres adicionales) y 18 nuevos CTD en territorio bonaerense.
Sin embargo, el “récord” que destacan con más énfasis es la velocidad de la carga de datos de los votos de Buenos Aires, siendo la más alta de los últimos años y superando en casi seis horas la de las PASO.
Consultado por Télam al respecto, Pérez respondió: “Pudimos hacer un buen diagnóstico de la experiencia de las PASO y trabajar fuerte en los puntos donde detectamos posibilidades de mejorar, como ser logística, equipamiento y capacitación”.
“Dentro de las limitaciones que nos impone un sistema engorroso y viejo, profundizamos el trabajo para optimizarlo. Por eso hicimos el escrutinio de forma más rápida y con mayor nivel de mesas escrutadas”, enfatizó.
Una de las comparaciones que destaca el funcionario es con el balotaje, que siendo la elección más fácil de escrutar (sólo dos boletas), la carga total en Provincia concluyó a las 2.30 de la madrugada, una hora después que las del domingo pasado (que incluía legisladores provinciales, concejales y consejeros escolares).
Contrastando con 2013, la última elección de medio término que tuvo Argentina, el escrutinio provisorio del domingo pasado mejoró cinco horas y media (había concluido a las 7.30 de la mañana hace cuatro años).
Más allá de Buenos Aires, las provincias que más demoraron la carga de datos según el reporte del Ministerio de Interior fueron los distritos en donde rige el sistema de lemas o acoples: Formosa y Santa Cruz.