* Los recursos transferidos desde el Gobierno Nacional a las provincias y CABA, en concepto de Coparticipación y Leyes Especiales, alcanzaron un crecimiento nominal del 30,4%. Al considerar los efectos de la inflación, esto significa una caída del 11,3% de la coparticipación en términos reales.


* La pandemia del covid-19 generará una retracción de actividad y consecuentemente de la recaudación tributaria de la Nación, de las Provincias y de los municipios. Se dará una caída tanto por la vía directa de la recaudación propia como por la indirecta de la coparticipación.

* Analizando los envíos de coparticipación del mes de marzo, se aprecia que la falta de actividad de los últimos días ya puede haberse hecho sentir en los pagos del IVA, uno de los pilares de la masa coparticipable. Para evaluar el posible primer impacto del covid-19 en la recaudación de marzo se puede apreciar que para que en marzo la coparticipación hubiese mostrado la misma dinámica real que febrero, debiese haber crecido un 41,1% nominal. Y lo hizo solamente en un 30,4%.


* Todas las provincias vieron reducida la coparticipación recibida en el primer trimestre del año. En lo que va del año acumulan una pérdida equivalente a $41.593 millones.


*La situación compromete la capacidad de los gobiernos de financiar su gasto, en momentos donde el gasto en salud y de asistencia a la población va a crecer por el mismo efecto del virus. Seguramente se tendrán que reducir otros gastos, dado que no hay crédito disponible.

* Se mantiene la necesidad de una acción coordinada de los tres niveles de gobierno (Nación, provincias y municipios), enmarcado en la  Propuesta de acción tributaria federal integral presentada por IARAF . Esto evitaría la presentación de pedidos desmedidos y el desorden en la acción de los fiscos provinciales y municipales, como la mostrada en crisis económicas del pasado reciente, ocasión en la que en muchos distritos se determinó la emisión de cuasimonedas.

(Fuente: IARAF)