MAÑANA SE EMPIEZA A DEFINIR LA CÚPULA DEL PODER EN LA “NUEVA ERA” DE CHINA

A partir de mañana comenzará a definirse en el 19vo. Congreso Nacional del Partido Comunista Chino (PCCh), que se celebra en Beijing, quiénes conformarán la cúpula del gobierno en los próximos cinco años al lado del presidente Xi Jinping, y quién será refrendado como cabeza del partido y al frente del gigante asiático.
En el Gran Palacio del Pueblo, en el centro de la capital y frente a la emblemática Plaza Tiananmen, se espera que los 2.287 delegados de todo el país y de los más diversos sectores productivos y sociales, que representan a los más de 89 millones de miembros del PCCh, definan los destinos de China.
Para eso, mañana se anunciarán los miembros del Comité Central (formado por alrededor de 200 miembros y unos 170 suplentes), y del Politburó, por encima de éste en la jerarquía y compuesto por 25 personas.
El miércoles se presentarían ante la prensa los miembros del Comité Permanente, la mesa chica del poder chino y corazón del partido, actualmente conformado por siete hombres -entre ellos Xi y el primer ministro, Li Keqiang- que renovarán sus cargos, aunque los otros cinco serán reemplazados por cuadros más jóvenes.
Además de consolidar su liderazgo, también se especula con que el pensamiento de Xi -plasmado en gran parte en su discurso de inauguración del miércoles pasado- quede incluido en la Constitución del Partido, la carta magna por la que se rigen, alcanzando el nivel histórico de Mao Zedong -el gran timonel de la Revolución Cultural- y el reformista de la economía, Deng Xiaoping. Pero nada de esto se confirmó oficialmente.
A pesar del hermetismo informativo oficial, la prensa internacional y algunos analistas chinos barajan los nombres de aquellos que podrían ser miembros del Comité Permanente para trazar el camino de los próximos cinco años: Li Zhanshu, Wang Yang y Hu Chunhua, como lo más populares y Chen Min´er y Han Zheng, como los jóvenes promediando los 50 años.
El diario hongkonés South China Morning Post sostuvo que los posibles nombres de los cinco nuevos líderes que acompañarán a Xi y Li podrían ser Li Zhanshu (67), Han Zheng (63), Zhao Leji (60), Wang Yang (62) y Wang Huning (62).
De confirmarse está tendencia, los más jóvenes quedarían eclipsados y ninguna nueva cara en la política que tenga menos de 60 años podría estar entre la renovación, de donde tradicionalmente surge el próximo líder chino.
Los cinco elegidos reemplazarán a los veteranos que se retiran: Zhang Dejiang, Yu Zhengsheng, Liu Yunshan, Wang Qishan y Zhang Gaoli.
Li Zhanshu, conocido como “la mano derecha” de Xi, es un hombre fuerte que ocupó cargos regionales en Hebei y en la provincia de Shaanxi y es miembro del politburó desde 2012. Con 67 años, es el director de la Oficina General del Comité Central del Partido y, como principal asistente presidencial, se ocupa de las actividades diarias del presidente, a quien conoce desde principios de los 80.
Wang Yang, uno de los cuatro viceprimeros ministros del gobierno y miembro del Politburó desde hace dos períodos, fue jefe del partido de la provincia de Cantón entre 2007 y 2012, y es una figura clave detrás de la ambiciosa estrategia transcontinental conocida como “La franja y la ruta”.
Han Zheng es el secretario general del Partido en Shanghai, un puesto que tradicionalmente es un trampolín al poder central; en tanto, Zhao Leji dirige el Departamento de Organización, un influyente órgano que supervisa la promoción de oficiales, y Wang Huning, quizá el menos conocido de los siete, es otro hombre cercano a Xi, al que suele asesorar en política exterior, y los medios internacionales lo conocen con el mote de “Kissinger chino”.
Entre los más jóvenes que podrían aspirar a un escaño, está Hu Chunhua, de 54 años y jefe del partido en la poderosa provincial de Cantón -que representa el 10% del PIB total de China y alrededor del 28% de su comercio total- y quien es considerado por la prensa como “una estrella naciente en la política” y una promesa de la llamada “Sexta generación” de líderes nacidos en los años 60.
Junto a él, está Chen Min’er, nacido en 1960 y, según el diario de Hong Kong, South China Morning Post, es “el protegido” de Xi, ya que gran parte de su carrera política fue en la rica provincia Zhejiang, cuando el presidente actual era jefe del partido allí.
A partir de mañana se vislumbrará con nombre y apellido lo que Xi llamó “la nueva era” del “socialismo con características chinas”, el impulso de apertura e innovación con la que China, segunda potencia mundial y el país más poblado, intentará ponerse a la vanguardia del tablero geopolítico internacional.