MADURO INVITÓ A CONVERSAR A LOS LÍDERES DE LOS PARTIDOS OPOSITORES QUE GANARON GOBERNACIONES

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, invitó hoy a una “reunión pública” a los líderes de los dos partidos opositores que ganaron gobernaciones en las elecciones regionales del domingo pasado.
El llamado, hecho durante una conferencia de prensa con cronistas extranjeros, involucra a los jefes de los partidos socialdemócrata Acción Democrática (AD), Henry Ramos Allup, y centrista Primero Justicia (PJ), Julio Borges.
De los cinco gobernadores opositores al chavismo electos el domingo, cuatro pertenecen a AD (los de Anzoátegui, Antonio Barreto; Mérida, Ramón Guevara; Nueva Esparta, Alfredo Díaz, y Táchira, Laidy Gómez) y uno a PJ (el de Zulia, Juan Pablo Guanipa).
“Si quieren la hacemos en cadena nacional (de radio y televisión), porque yo creo en la palabra y en el diálogo, quiero diálogo, quiero paz, y tomo la bandera que tengo de victoria, estoy victorioso”, dijo Maduro, según consignó la agencia de noticias EFE.
Ramos Allup, entrevistado simultáneamente por la televisora privada Globovisión, admitió que “algunos emisarios” ya le habían comentado la intención de Maduro de reunirse con él y aseguró que les respondió negativamente.
Sin embargo, aceptó que podría participar en un encuentro entre representantes chavistas y opositores, siempre que sea “público” y transmitido por medios de comunicación.
Borges es el presidente -y Ramos Allup, su antecesor inmediato- de la Asamblea Nacional (AN), el parlamento unicameral controlado por la oposición, al que el chavismo desconoció primero mediante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y luego mediante la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente (ANC).
La oposición desconoce la ANC por entender que el proceso de convocatoria, elección e instalación fue inconstitucional. De hecho, no participó de los comicios para elegir sus miembros, que son chavistas en su totalidad.
A comienzos de septiembre, representantes del chavismo y la oposición iniciaron en Santo Domingo conversaciones destinadas a instalar un diálogo formal entre ambos sectores.
Sin embargo, esas negociaciones no se reanudaron a fines de ese mes, cuando estaba previsto hacerlo, porque la oposición arguyó incumplimientos de compromisos por parte del oficialismo.
En ese contexto, la oposición también denunció diversas irregularidades en la organización de las elecciones regionales del domingo, supuestamente destinadas a favorecer las posibilidades de los candidatos del chavismo.