MACRON PROPONE ANTE EL PARLAMENTO UN CAMINO “RADICALMENTE NUEVO” PARA FRANCIA

18

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, propuso hoy un camino “radicalmente nuevo” para Francia y anunció una reforma de las instituciones políticas y del sistema electoral, en un discurso ante las dos cámaras del Parlamento en el Palacio de Versalles en el que expuso las principales líneas de su política interna.
El joven presidente liberal, de 39 años, que asumió el cargo en mayo pasado, desgranó en una hora y media los grandes ejes de su política para los cinco años de mandato, muchas de ellas promesas electorales, incluyendo la reducción en un tercio del número de legisladores.
Macron realizó una alocución en un ejercicio a imagen del discurso sobre el Estado de la Unión de Estados Unidos, que el mandatario francés quiere repetir cada año.
“Lo que tenemos que cumplir es una verdadera revolución. Hasta ahora, muy a menudo, nos equivocamos de camino”, dijo.
“Creo profundamente que por su elección reciente nuestro pueblo nos pide tomar un camino radicalmente nuevo”, subrayó, citado por la agencia de noticias EFE.
Macron confirmó su promesa de implementar un reforma del sistema electoral y otra de las instituciones, que tiene como punto central la reducción de un tercio de la cantidad de diputados y senadores, que actualmente es de 577 y 384, respectivamente.
“Un Parlamento menos numeroso, pero reforzado en medios, es un Parlamento donde el trabajo es más fluido (…) Es un Parlamento que trabaja mejor”, aseguró.
La reforma de la legislación electoral que quiere impulsar Macron supone la introducción de una dosis de representación proporcional en las elecciones.
Dentro de ese proceso regenerador, también manifestó su voluntad de introducir “una dosis de proporcionalidad” en la elección del Parlamento “para que todas las sensibilidades estén justamente representadas”.
Pese a ello, no especificó si esa “dosis” será alta o puramente testimonial ni dio más detalles.
El sistema mayoritario vigente actualmente divide el país en 577 circunscripciones uninominales de las que sale elegido un único diputado.
Para ello, un candidato debe obtener al menos el 50% en la primera vuelta o terminar en primera posición en la segunda, a la que se califican dos o tres si el tercero ha obtenido votos equivalentes a al menos un 12,5% del censo.
Pendientes de esta cuestión quedarán partidos como el Frente Nacional (FN) de la líder Marine Le Pen o Francia Insumisa de Jean-Luc Mélenchon, ya que el vigente sistema a dos vueltas penaliza a los partidos situados en los extremos del espectro y favorece a las formaciones de vocación mayoritaria.
El mandatario liberal, que tiene una amplia mayoría en la Asamblea, dijo que esperaba terminar la reforma “de aquí a un año” y que se reservaba la posibilidad de someterla a referéndum “si es necesario”.
La decisión de Macron de convocar a las dos asambleas a un congreso -algo reservado generalmente a tiempos de crisis- fue criticada por la oposición, que vio en el uso del Palacio de Versalles, no lejos de París, una prueba adicional del rumbo “monárquico” que la oposición le atribuye al principio del mandato.
Se acusó incluso a Macron de intentar opacar a su primer ministro, Édouard Philippe, quien dará su primer discurso de orientación política mañana en la Asamblea Nacional.
Este fue el principal discurso de Macron para Francia desde que fue investido, a mediados de mayo pasado.
El joven presidente advirtió a los diputados recientemente electos de todo triunfalismo frente a la “gravedad de las circunstancias”, tanto en Francia, que enfrenta el estancamiento económico, como en la Unión Europea (UE), que “perdió el rumbo”.
Y llamó a los países de Europa a que ésta no se reduzca “a un mercado” sino que defina “un espacio en donde cierta idea del valor humano y la exigencia de justicia social son reconocidos como preeminentes”.
No todos los 577 diputados y 348 senadores estaban presentes en Versalles.
En particular, los diputados de la izquierda radical del movimiento Francia Insumisa y los legisladores comunistas decidieron boicotear la reunión.
“Interminable lluvia de obviedades en Versalles. Mármol falso, bonapartismo sobreactuado, europeísmo balado, aburrimiento mortal”, comentó Mélenchon en su cuenta de Facebook.
Por su parte, Le Pen denunció la “confusión lírica” del discurso presidencial.
Macron abogó asimismo por acabar con la “enfermedad de la proliferación legislativa”, en la que reconoció haber participado como ministro de Economía bajo la Presidencia del socialista Francois Hollande, entre 2014 y 2016.
En lugar de sacar adelante un torrente de nuevas normas, instó a los legisladores a realizar un mayor seguimiento y control de las que existen, para poder derogar aquellas que ya no son útiles.
Y dentro de esas medidas de renovación democrática mostró su deseo de suprimir la Corte de Justicia de la República, el órgano habilitado para juzgar a los miembros del gobierno por el ejercicio de sus funciones, para que éstos rindan cuentas ante tribunales ordinarios como el resto de los ciudadanos.
El discurso de Macron tuvo lugar una semana después de que el gobierno reveló un proyecto de ley para permitirle recurrir a decretos para acelerar la labor parlamentaria y las reformas.
Macron, un principiante en la política que ganó la elección presidencial favorecido por la desavenencia de los electores con los partidos tradicionales, gozó de un amplio índice de aprobación en la opinión pública desde que asumió el cargo.
Sin embargo, sondeos publicados la semana pasada por la prensa francesa revelaron que el índice de aprobación de Macron comienza a bajar, tres puntos en un mes, para situarse en el 54%.