MACRON ELUDE “DAR LECCIONES” PÚBLICAS A AL SISI

El presidente francés, Emmanuel Macron, evitó hoy criticar públicamente a su par egipcio, Abdel Fatah Al Sisi, en materia de derechos humanos, tal como le habían reclamado organizaciones civiles internacionales que denuncian que Egipto vive “la peor crisis de derechos humanos en décadas”.
“Francia defiende los derechos humanos como valores universales, sin ambages, y mi convicción profunda es que a Al Sisi le conviene defenderlos y consolidarlos en el contexto del Estado egipcio”, manifestó Macron, en una respuesta a la prensa después de recibir en el Palacio del Elíseo de París al jefe de Estado egipcio.
No obstante, Macron afirmó que “de la misma manera que no acepto que otro dirigente me dé lecciones sobre la forma de gobernar mi país, yo tampoco se las doy a otros”.
Y remarcó que para criticar a Al Sisi hay tener en cuenta el contexto en el que se mueve.
Según el jefe del Estado francés, el presidente egipcio pretende estabilizar su país mientras lucha “contra el terrorismo y un fundamentalismo religioso violento, que ha mostrado en Egipto adonde puede conducir”.
Macron recordó que Occidente intentó implantar, sin éxito, sistemas y valores democráticos en países como Irak y Libia, donde actualmente imperan la inestabilidad y la violencia, y dio a entender que no sería adecuado caer en el mismo error en Egipto, informó la agencia de noticias EFE.
El presidente francés aseguró que mencionó en su entrevista con Al Sisi “varias situaciones” de presos, cuyas identidades prefirió no desvelar para no perjudicarlos, e insistió en que, a la vez que la seguridad, es “indispensable” apuntalar el “camino democrático” en Egipto.
Por su parte, Al Sisi también quiso responder para enviar un mensaje que contradice todo lo que las organizaciones humanitarias internacionales vienen denunciando:
“Nosotros no torturamos”, afirmó el egipcio. Y advirtió: “Tengan cuidado con las informaciones, hay una organización contra la sociedad en Egipto que extiende ideas que no son reales sobre lo que pasa en Egipto”, agregó.
Para ONGs como Human Rights Watch (HRW), Amnistía Internacional o Reporteros Sin Fronteras, el encuentro de Macron con Al Sisi era una “prueba crucial” para que el presidente francés demostrara su compromiso con los derechos humanos más allá de “declaraciones públicas fuertes y discursos vibrantes”.
HRW publicó el mes pasado un informe sobre Egipto en el que acusa a Al Sisi de haber dado “luz verde a la policía y los agentes de la seguridad nacional para usar la tortura cuando quieran” en el marco de una grave represión ciudadana.
Ambos presidentes, que se reunieron por primera vez desde que Macron asumió la Presidencia de Francia hace cinco meses, destacaron la importancia de su cooperación conjunta en la lucha contra el extremismo y citaron a Libia como una de los principales desafíos.
Tanto el gobierno francés como el egipcio rubricaron además declaraciones de intenciones en cooperación cultural y científica y anunciaron que preparan los festejos por los 150 años de la inauguración del Canal de Suez, una vía artificial de navegación situada en Egipto que une el mar Mediterráneo con el mar Rojo.
El encuentro de Al Sisi con Macron fue el momento culminante de una visita oficial a París que comenzó ayer con una cena con la ministra de Defensa, Florence Parly.
Es en el campo de la defensa donde realizado buena parte de los acuerdos bilaterales en los últimos años, con Al Sisi ya en el poder.
Egipto es ya el cuarto cliente de Francia en armamento.
Desde 2015, El Cairo firmó contratos armamentísticos con París por un valor de más de 6.000 millones de euros.
Durante el gobierno del socialista François Hollande, y cuando el hoy ministro de Relaciones Exteriores de Macron ocupaba la cartera de Defensa, Jean-Yves Le Drian, Francia le vendió a Egipto, entre otros, 24 aviones de combate Rafale, una fragata, dos portahelicópteros Mistral y misiles.