LOS VIDEOS ANTI MUSULMANES DE TRUMP DESATAN UN CONFLICTO CON EL REINO UNIDO

El presidente estadounidense, Donald Trump, y la primera ministra británica, Theresa May, intercambiaron hoy reproches por la polémica creada por el mandatario al retuitear videos anti musulmanes de un grupo ultraderechista británico, y que agravó un impensado conflicto entre dos aliados históricos.
Desafiante ante las críticas y en un mensaje de inusual insolencia, el presidente estadounidense urgió anoche a la jefa de gobierno británica a preocuparse por el “terrorismo” en el Reino Unido, mientras que una mucho más diplomática May le respondió hoy por primera vez en persona diciendo que estuvo “mal” por haber retuiteado los videos.
“No se preocupe por mí, preocúpese por el Terrorismo Islámico Radical que está teniendo lugar en el Reino Unido”, tuiteó el presidente republicano esta madrugada.
Ayer, Trump generó indignación en el Reino Unido y en Estados Unidos al replicar en su cuenta de Twitter videos de una de las líderes de Gran Bretaña Primero, un grupo de extrema derecha, que pretenden mostrar a musulmanes cometiendo actos de violencia.
Un vocero de May respondió casi de inmediato que estaba “mal” que el presidente hubiera hecho eso.
La primera ministra respondió hoy a Trump por primera vez en persona, diciendo que estuvo “mal” al retuitear los videos, aunque subrayó la importancia de la relación enter sus países y rechazó pedidos de la oposición retirarle una invitación para realizar una visita de Estado al Reino Unido.
“El hecho de que podamos trabajar juntos no significa que tengamos miedo de hablar cuando pensamos que Estados Unidos se equivocó, y ser muy claro con ellos”, dijo May a periodistas durante una visita a Jordania.
“Y quiero ser muy clara en que retuitear de Gran Bretaña Primero estuvo mal”, agregó.
En Londres, en una sesión de urgencia en la Cámara de los Comunes para discutir la polémica, la ministra del Interior, Ambar Rudd, avaló hoy a la jefa de gobierno conservadora y dijo que fue “un error” que Trump retuiteara los videos.
La líder política afirmó que su gobierno “no tolerará a ningún grupo que propague el odio” al tiempo que indicó que “los ciudadanos británicos rechazan de manera abrumadora los puntos de vista que defiende la extrema derecha”, informó la agencia de noticias EFE.
Gran Bretaña Primero es “una organización extremista que busca dividir a las comunidades mediante el uso de una narrativa de odio que propaga mentiras y aviva tensiones”, indicó Rudd.
Varios políticos de primera línea del Reino Unido criticaron a Trump por retuitear los videos, y el arzobispo de Canterbury, máximo líder de la Iglesia de Inglaterra y de los anglicanos del mundo, Justin Welly, dijo que era “particularmente perturbador” que el mandatario “eligiera amplificar la voz de extremistas de derecha”.
Los tuits también reeditaron pedidos para cancelar una visita de Estado de Trump al Reino Unido, que según ambos gobierno ya está acordada pero aún no tiene fecha.
El alcalde de Londres, el laborista y musulmán Sadiq Khan, quien ya este año había llamado a suspender este “viaje imprudente”, dijo hoy que Trumo no es bienvenido en el Reino Unido.
“Resulta increíble que el presidente de nuestro aliado más estrecho no vea que su apoyo a este grupo extremista socava activamente los valores de tolerancia y diversidad que hacen tan grande a Gran Bretaña”, dijo el alcalde.
“Luego de este incidente, queda cada vez más claro que cualquier visita oficial del presidente Trump a Gran Bretaña no será bienvenida”, agregó.
En esta misma línea se manifestó también el líder del partido Liberales Demócratas, Vince Cable, al tildar a Trump de “racista malvado” y opinar que la invitación para que visite este país debe “retirarse”.
Los videos habían sido subidos a Twitter por la política Jayda Fransen, integrante de Gran Bretaña Primero, y llevaban por título “Migrante musulmán golpea a niño holandés en muletas”, “Musulmán destruye estatua de la Vírgen María” y “Horda musulmana arroja a adolescente desde un tejado y lo golpea hasta matarlo”.
Fransen fue condenado el año pasado por “hostigamiento religioso agravado” y obligada a pagar una multa por insultar a una mujer musulmana que caminaba por la calle con el velo islámico.
La embajada de Holanda en Washington informó ayer que el hombre al que se identifica como agresor de un holandés en uno de los videos no es un migrante, sino que “nació y se crió en Holanda” y fue condenado y cumplió su sentencia bajo la ley holandesa.
El canciller británico, Boris Johnson, dijo por Twitter que Gran Bretaña Primero “no tiene lugar” en la sociedad británica.
Diputados opositores fueron más duros en sus críticas, y el líder del partido Laborista, Jeremy Corbyn, calificó los retuits de “aborrecibles” y “peligrosos”.