Los usos industriales y empresariales de las nuevas tecnologías se abren paso en el Congreso Mundial de Móviles (MWC) y le quitan terreno a los teléfonos inteligentes en su gran cita anual, que se celebra en Barcelona.
“En esta feria hemos comenzado a ver realmente dónde empezamos a poner el dinero y de dónde van a salir los beneficios de toda esta tecnología”, sostuvo la analista de IDC Marta Muñoz, para quien es positivo que se empiece a hablar “de los casos de uso prácticos y reales”.
“Está bien que se produzca ese cambio, que pasemos del terminal al uso que se le puede dar a esas tecnologías y lo que nos pueden aportar”, añadió, en declaraciones a la agencia española EFE.
Para el director Ejecutivo de Ericsson España, José Antonio López, el eje de la actual edición del MWC pasa por compartir los beneficios que aportan el 5G y la inteligencia artificial (IA) para lo sociedad y para la digitalización de sus industrias.
“Entendemos que al usuario final le gusta ver el dispositivo, y vendrá. Vendrá probablemente el año que viene”, sostuvo, y añadió que en 2019 empezaremos a ver “lo que al usuario final le encanta”, es decir, cómo van a ser los nuevos dispositivos con inteligencia artificial basados en 5G.
En Ericsson puede verse una demostración de un proyecto en los que colabora el grupo sueco con la operadora italiana TIM y el grupo industrial italiano Comau, donde con la combinación de IA. robótica, machine learning (aprendizaje automático) y redes de nueva generación se consigue una fábrica más eficiente en costos.
Telefónica también mostró en la feria los primeros resultados de un proyecto que desarrolla junto a Seat y Ficasa para, mediante tecnología blockchain, mejorar la trazabilidad, la transparencia y la veracidad de la información en una cadena de suministro, desde la provisión de piezas hasta la compra del vehículo por parte del cliente final.
En demostración se ve el transporte de piezas a lo largo de la cadena de suministro, el ensamblado en un vehículo y la salida de éste para el cliente final, además de los eventos que acontecen durante el proceso, describió EFE.
Otra de las demostraciones orientadas a la “Industria 4.0” recurre también a las conectividades 5G para permitir que, gracias a unas gafas de realidad aumentada y un sistema de videollamada, un operario pueda conectarse con un experto que se encuentre en otra ciudad y reparar un robot siguiendo las instrucciones que le vaya dando.
Por su parte, Vodafone exhibe un casco que, gracias a la tecnología de conectividad NB-IoT, ofrece información clave sobre donde se encuentra el operario, si ha podido sufrir algún golpe o, incluso, si su propietario lo está utilizando todo el tiempo que debiera.
En marco del Congreso, además, Acciona y Mobile World Capital han firmado hoy un acuerdo por el que la compañía utilizará, en una prueba piloto con una duración inicial de tres años, redes 5G en el sector industrial antes de que esta tecnología esté disponible para uso comercial, para lo que contará con la colaboración de Orange.
Los primeros proyectos se llevarán a cabo en maquinaria de construcción sin conductor y en logística automatizada en grandes plantas industriales.