LOS REPUBLICANOS PRESENTAN EN EL SENADO DE EEUU SU PLAN PARA DESMANTELAR EL OBAMACARE

24

Los republicanos presentaron hoy en el Senado de Estados Unidos un esperado y polémico proyecto de ley para desmantelar la histórica reforma de salud del ex presidente Barack Obama que desfinancia la asistencia médica estatal a los más pobres y elimina los impuestos a los ricos impuestos por el Obamacare.
Luego de siete años de esfuerzos fallidos de los republicanos para derogar la ley de Obama, la propuesta, que será votada la semana próxima, rebaja la ayuda ampliada del Medicaid, un programa de salud público destinado a los pobres, y reforma los subsidios a las personas de bajos ingresos para tener seguros privados.
El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, y sus colaboradores llevaban semanas trabajando en secreto en el borrador, que además mantiene los subsidios introducidos por Obama para ayudar a los más pobres a contratar un seguro médico, y que estaban atados a sus ingresos y al valor de su prima.
En el proyecto presentado hoy, los subsidios siguen ligados al ingreso de los asegurados y a lo que pagan de prima, una “importante mejora” frente a una medida aprobada el mes pasado por la Cámara de Representantes, que los ató únicamente la edad, indicó la senadora republicana por Maine Susan Collins.
Asimismo, elimina las penalidades contempladas en el Obamacare para aquellos que no contraten ningún seguro médico, así como la propuesta incluida en la ley aprobada en la cámara baja de que los estados permitan a las prepagas cobrar primas más caras a personas con enfermedades preexistentes.
Algunos elementos del proyecto podrían tener un alto contenido explosivo a nivel político, y las reacciones
individuales de los senadores podrían ser cruciales para determinar si la Ley de Salud Asequible -conocida popularmente como Obamacare- sobrevive al ataque republicano.
La propuesta, que había circulado entre grupos de presión y asesores del Senado, da a los estados más libertad para abandonar las regulaciones del Obamacare y limitar el dinero que se entrega a Planned Parenthood, un proveedor sanitario que ofrece servicios abortivos.
El texto incluye también fondos para estabilizar los mercados de seguros, donde los altos costos médicos de los usuarios han elevado las tasas de las primas y alejaron a las aseguradoras de salud en 2017, informó la agencia de noticias Reuters.
Se espera que la situación empeore en 2018.
El proyecto republicano aportará 50.000 millones de dólares hasta 2021 como una medida a corto plazo, pero otro fondo separado destinará otros 62.000 millones de dólares desde 2019 a 2026.
La ley de Obama, de 2010, ha recibido elogios por haber extendido la cobertura sanitaria a millones de estadounidenses, pero los republicanos dicen que es muy cara e implica demasiado al gobierno federal en el cuidado de la salud.
El presidente Donald Trump, convirtió el rechazo al Obamacare en uno de los pilares de su campaña electoral en 2016.
Tras semanas de reuniones a puertas cerradas que enojaron a los demócratas y a algunos republicanos, la presentación es un intento de McConnell de mitigar críticas de legisladores oficialistas tanto moderados como conservadores y recabar apoyo para la votación que convocará para la semana próxima.
Debido a la oposición de los demócratas, el plan del Senado naufragará si sólo tres de los 52 senadores republicanos no le da su respaldo.
Más de media docena de senadores republicanos han expresado alguna disconformidad con la medida, y su rechazo sería una humillante derrota para Trump y McConnell en una de las prioridades del partido.
Los líderes demócratas del Congreso calificaron hoy de “cruel y sin corazón” la propuesta de ley.
Minutos después de que se desvelara el proyecto, la líder de la minoría demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, aseguró en una rueda de prensa que el borrador del proyecto, de 142 páginas, es “dañino y sin corazón” porque perjudicará a las personas con menos recursos.
En un tono similar, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, llamó “sin corazón” a la propuesta republicana y aseguró que la nueva iniciativa es incluso “más cruel” que el proyecto legislativo sobre salud aprobado por la Cámara de Representantes en mayo pasado.
Tanto Pelosi como Schumer aventuraron hoy que “millones y millones” de personas perderán la atención médica que actualmente reciben gracias a la reforma sanitaria de Obama, conocida popularmente como Obamacare y que ha permitido obtener cobertura médica a más de 20 millones de personas.