FRIGORÍFICOS ESPERAN UNA REBAJA EN INGRESOS BRUTOS

La Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra) espera que la reforma tributaria que comenzará a discutirse tras las próximas elecciones legislativas incluya una rebaja de la alícuota de Ingresos Brutos y de las tasas municipales para toda su cadena productiva.

“El sector espera que se avance en la resolución de los verdaderos problemas que tiene la cadena. Es necesario introducir cambios en la presión fiscal que reduzcan la informalidad”, indicó hoy a Télam el presidente de la entidad, Daniel Urcía .

“Superada la instancia de las elecciones el 22 de octubre, el sector espera que se avancen con temas muy sensibles y claves para el trabajo de la cadena de ganados y carnes”, agregó.

Remarcó que el control y fiscalización “no se agota solamente en las seudo cooperativas, sector en el cual entendemos que se ha avanzado y se han regularizado algunas plantas, habiéndose reducido en forma importante la participación de ese modelo de gestión en la faena total de la provincia de Buenos Aires y el país”.

Sostuvo que “confundir al problema de la cadena con las seudo cooperativas significa errar completamente en el diagnóstico y por ende en su tratamiento”

Aseguró además que la Fifra “junto con las autoridades, hemos identificado a la presión fiscal como el detonador de la marginalidad”.

Urcía precisó que eso llevó a la entidad “a trabajar en distintos niveles con las jurisdicciones locales para reducir alícuotas de Ingresos Brutos y otras tasas, como las municipales, que incrementan el precio de venta de la carne y conllevan a acciones evasoras o elusoras”.

“La definición de la alícuota de Ingresos Brutos en esta época del año, donde se definen las leyes impositivas, es crucial para el avance de la transparencia”, apuntó.

Destacó que la carne “tiene una ponderación especial en la construcción del índice de precios, pero no tiene la misma incidencia en la definición de las alícuotas impositivas”.

Al respecto, consideró que “al ser un producto sensible para el consumidor argentino, que en tal sentido tiene una alícuota reducida de IVA, debería tener una alícuota mínima de Ingresos Brutos” para la carne.

“Además con todas las jurisdicciones que nos hemos reunido nos han reconocido que les resulta muy difícil la fiscalización y en consecuencia recaudan muy poco, en su mayoría los aportes mínimos”, indicó el dirigente gremial empresario.

Indicó que “atento a esos magros resultados obtenidos por algunas de las provincias que en los últimos años sólo han aumentado alícuotas, es el momento de cambiar de estrategia en función de algunas experiencias que resultaron exitosas”.

En ese sentido, el empresario puntualizó que “la reducción de la alícuota para los matarifes abastecedores por parte de los gobiernos de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires con vigencia a partir del 1 de enero de este año permitió el blanqueo de operadores y mejoró la recaudación”.

“Ahora es el turno del comercio minorista y que todas las jurisdicciones restantes adopten políticas similares”, indicó.