En el ingreso a una nueva década, los CEOs muestran niveles récord de pesimismo con respecto a la situación de la economía global y el 53% predice para este año que la tasa de crecimiento económico descenderá.

Este indicador era del 29% en 2019 y apenas un 5% en 2018, por lo que se puede inferir que nos enfrentamos al mayor nivel de descreimiento desde que realizamos esta pregunta en 2012.

Estas son algunas de las conclusiones de la 23° Encuesta Anual Global de CEOs de PwC, lanzada hoy en el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza.

La desconfianza en el crecimiento económico global es particularmente significativa en América del Norte, Europa occidental y el Medio Oriente, con 63%, 59% y 57% de los CEO de estas regiones que pronostican un menor crecimiento global en el año que se inicia.

“Dada la prolongada incertidumbre a causa de las tensiones comerciales, cuestiones geopolíticas y falta de acuerdos en cómo encarar el cambio climático, esta caída de la confianza en el crecimiento económico no sorprende, aunque sí la dimensión y velocidad del cambio.”, opina Bob Moritz, socio principal de PwC Global. “Estos desafíos que enfrenta la economía global no son nuevos, pero sí lo son la magnitud y velocidad con la que crecen. El tema crucial para los líderes reunidos hoy en Davos es: ¿cómo ponernos de acuerdo para abordar estos problemas”.

“Para aminorar el efecto de la desaceleración económica, los líderes de negocios deben focalizarse en las oportunidades que presentan los mercados, basándose en una estrategia ágil, objetivos bien definidos y la experiencia acumulada a lo largo de los últimos años que fueron muy desafiantes a partir de la irrupción de las nuevas tecnologías”, asevera Santiago Mignone, socio a cargo de PwC Argentina.Confianza en el crecimiento

Mientras que los niveles de confianza son en general bajos en todo el mundo, se da una amplia variación de un país a otro: China e India exhiben los niveles más altos entre las grandes economías, respectivamente 45% y 40%, Estados Unidos 36%, Canadá 27%, el Reino Unido 26%, Alemania 20%, Francia 18%, y los menos optimistas corresponden a Japón, con apenas un 11% de CEOs con “mucha confianza” en que los ingresos aumenten en 2020.

Cuando se les preguntó acerca de las perspectivas de crecimiento de sus propios ingresos, el cambio en la percepción de los CEOs demostró ser un vaticinador del crecimiento económico global. Si analizamos los pronósticos desde 2008, la correlación entre su confianza en el crecimiento de los ingresos a 12 meses y el crecimiento real alcanzado por la economía global fue muy cercana. Si este análisis se mantiene, en 2020 el crecimiento global podría disminuir a 2,4%, por debajo de muchas estimaciones, incluso de la predicción de crecimiento del 3,4% hecha en octubre por el FMI.