LÍDERES ISLÁMICOS PIDEN RECONOCER A JERUSALÉN ESTE COMO CAPITAL DE PALESTINA

32

Gobernantes islámicos urgieron hoy al mundo a reconocer a la ocupada Jerusalén este como capital de Palestina, en un cumbre en la que el presidente palestino, Mahmud Abbas, dijo que Estados Unidos ya no tiene ningún rol en el proceso de paz de Medio Oriente luego de haber reconocido a Jerusalén como capital de Israel.
Convocados por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, líderes de los 57 países de la Organización para la Cooperación Islámica (OIC, por sus siglas en inglés) se reunieron hoy en Estambul para coordinar una respuesta a la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como capital israelí.
Con el propio mundo islámico atravesado por hondas divisiones, la cumbre no llegó a acordar ninguna acción o sanción concreta contra Israel o Estados Unidos.
No obstante, en el comunicado final del encuentro declararon a “Jerusalén este como capital del Estado de Palestina” e instaron “a todos los países a reconocer el Estado de Palestina y a Jerusalén este como su capital ocupada” por Israel.
Los jefes de Estado o de gobierno o los ministros presentes dijeron que la decisión de Trump es “nula y legalmente inválida”, “socava deliberadamente todos los esfuerzos de paz y servirá de estímulo al “extremismo y el terrorismo” islámico.
La decisión de la semana pasada de Trump, y su orden de trasladar a Jerusalén la embajada estadounidenses en Tel Aviv, rompen con décadas de política de estado norteamericana y de garantías internacionales a los palestinos de que el estatus de la ciudad sagrada debe determinarse en negociaciones de paz con Israel.
En tanto, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró hoy que los palestinos deben reconocer la “realidad” de Jerusalén como capital de Israel y “trabajar por la paz”, en declaraciones recogidas por un comunicado oficial.
“Es mejor para los palestinos reconocer la realidad y trabajar por la paz, no solo por la radicalización”, dijo, y les exigió que reconozcan que Jerusalén “no solo es la capital de Israel, sino que también mantenemos la libertad de culto para todas las religiones”, al contrario que ocurre en otros lugares de Oriente Medio.
Los palestinos quieren que la parte oriental de Jerusalén, o Jerusalén este, capturada por Israel en una guerra en 1967 y luego anexionada, sea capital de su futuro Estado.
Aunque Israel dice que toda Jerusalén es su capital “única e indivisible”, la comunidad internacional no reconoce a Jerusalén este como parte de Israel, y todos los países del mundo, incluyendo a Argentina, tienen su embajada ante Israel en Tel Aviv.
Erdogan -quien se presenta a sí mismo como una campeón de la causa palestina- dijo que Israel era un estado que se define por la “ocupación” y el “terror”, en otra de sus diatribas contra el liderazgo israelí.
“Con esta decisión, Israel fue recompensado por todas sus actividades terroristas. Es Trump el que concedió este premio”, dijo Erdogan, que ejerce la presidencia rotativa de la OIC.
Agregó que todos los países que “valoran la ley internacional y la justicia” deberían reconocer a Jerusalén este como capital de Palestina” y que las naciones musulmanas “nunca renunciarán” a esta exigencia, informó la cadena BBC.
Más tarde, en un apasionado discurso, Abbas sostuvo que la decisión de Trump es un “crimen” que amenaza la paz mundial y que el pueblo palestino ya no puede aceptar a Estados Unidos como mediador, aunque aseguró que su gobierno sigue comprometido con las resoluciones internacionales que han formado la base del proceso.
“No aceptamos ningún rol de Estados Unidos en el proceso político desde ahora en adelante. Porque está completamente sesgado hacia Israel”, declaró.
“Trump (…) ha provocado a todo el mundo. Estados Unidos ha elegido perder su capacidad de mediador y se ha descalificado para participar en el proceso de paz. Ha mostrado su parcialidad”, lamentó el dirigente palestino.
El comunicado final de la OIC se hizo eco de esta idea, al sostener que la medida “fue un anuncio de la retirada de la administración estadounidense de su rol de promotor de la paz en Medio Oriente”.
El discurso de Abbas marcó un significativo giro en su enfoque hacia Estados Unidos, luego de años de cortejar a Washington por su rol casi exclusivo de mediador en el conflicto con Israel.
El presidente iraní, Hasan Rohani; el presidente del Líbano, Michel Aoun, y el rey Abdullah II de Jordania figuraron entre los asistentes a la cumbre en Estambul.
Pero superar las divisiones políticas entre los países de un mundo islámico que incluye a los rivales Arabia Saudita e Irán no es tarea fácil, y ni hablar consensuar una medida concreta entre los 57 miembros de la OIC.