Ahed Tamimi, la adolescente convertida en ícono de la resistencia palestina por golpear e increpar a dos soldados israelíes, salió este domingo de la cárcel tras pasar ocho meses detenida y fue aclamada por una multitud al llegar a su pueblo, en Cisjordania ocupada.

La joven de 17 años y su madre, que también fue detenida tras el incidente, fueron trasladadas por soldados israelíes desde la prisión de Sharon hasta Nabi Saleh, en Cisjordania, territorio ocupado por Israel desde hace más de 50 años.

A su llegada al pueblo, se abrazaron llorando a los familiares y amigos que habían llegado a recibirlas.
Luego la adolescente, su madre y su padre entraron a su casa bajo los gritos de la gente: “¡Queremos vivir en libertad!”.

“La resistencia continúa hasta que termine la ocupación”, dijo Tamimi, vitoreada por sus seguidores y frente a los numerosos periodistas reunidos en el lugar.

En una conferencia de prensa que ofreció poco depués en el pueblo, Tamini dijo estar muy contenta de haber regresado con su familia, pero que “esa alegría se ve empañada porque sigue habiendo prisioneros detenidos”.

Tamini se negó a responder preguntas de periodistas de medios israelíes por la cobertura injusta, según ella, de su causa.

Interrogada sobre su futuro, la joven dijo que quería estudiar Derecho para poder defender “la causa palestina”.

Antes de la conferencia de prensa, Tamimi visitó a unos familiares que perdieron a un miembro de su familia en junio en enfrentamientos con soldados israelíes.

(Fuente: NA)