LAURA ALONSO CONSIDERA QUE ES “MUY DELICADA” LA SITUACIÓN EN LA JUSTICIA FEDERAL

La titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, afirmó hoy que la situación de la Justicia Federal es “muy delicada” y que esto queda reflejado, por ejemplo, en los primeros datos emanados del Consejo de la Magistratura donde se registran casi 2.200 casos de corrupción de vieja data “muchos a punto de prescribir y algunos ya técnicamente prescriptos”.
“No es una sorpresa para los ciudadanos, no es una sorpresa para los que litigamos en los tribunales penales federales, que los casos se trabajan con mucha lentitud. Hay casos muy viejos y esto habla de una situación muy delicada de la justicia penal federal en nuestro país”, señaló Alonso en diálogo con Télam.
Subrayó que esta coyuntura “trata no sólo los casos de corrupción sino delitos complejos como narcotráfico o trata de personas” y dijo que esto “refuerza la agenda de reformas judiciales que viene planteado el Gobierno, como por ejemplo la ampliación de juzgados federales para juzgar e investigar tanto la corrupción como otros delitos de criminalidad compleja”.
En tanto, al ser consultada sobre las causas que investigan hechos de corrupción durante la gestión del Frente para la Victoria, Alonso señaló que se repiten nombres de funcionarios kirchneristas y particulares afines porque “son personas involucradas tanto del sector público como intermediarios en el sector privado en doce años de corrupción galopante en la Argentina”.
“Fue un proceso de corrupción masiva, que sobre todo se controló, se pensó y se implementó desde la jerarquía más alta del poder”, aseveró.
Sostuvo al respecto que “por eso ayer se ha decidido que Cristina Kirchner sea juzgada por la causa de asociación ilícita en la obra pública y que separadamente se juzgue la ruta del dinero K donde están involucrados funcionarios públicos, por ejemplo el primo del ex presidente Néstor Kirchner, Julio De Vido, Lázaro Báez (empresario)”.
La funcionaria apreció que “van a haber muchas novedades tanto en causa judiciales que todavía están en proceso de instrucción” y abogó porque “empiecen a tomar ritmo porque por momentos lo van perdiendo”.
“Esto también depende del pulso de los jueces, a quienes hay que mirar con lupa respecto de sus comportamientos y sus conductas. Años importantes de juicios que se esperan, enriquecimiento ilícito de Milani y José López, Ricardo Jaime por otro juicio, la ex secretaria de Ambiente Romina Picolotti”, apuntó.
Por otra parte, Alonso enfatizó que la OA realiza “muchos análisis administrativos” y tomó “varias decisiones respecto del comportamiento y la conducta de funcionarios en el marco de la Ley de Etica Pública, que es la Ley que le toca aplicar a la Oficina Anticorrupción”.
“El dictamen vinculado al ministro de Energía, (Juan José) Aranguren, sobre las acciones que poseía en una empresa petrolera; el dictamen más reciente sobre el bono que había percibido el ministro (Luis) Etchevehere de la Sociedad Rural, su anterior empleador”, ejemplificó.
En este sentido, señaló que “el 60 por ciento del trabajo de la OA es controlar a los funcionarios actuales y prevenir que tengan conductas que puedan generar sospechas de corrupción e incluso en algún caso, algún ilícito”.
“Es decisión estratégica y mandato del presidente Mauricio Macri invertir mucho recursos, mucha creatividad, nuevos controles, crear nuevas instancias de revisión de las conductas de los funcionarios, de manera preventiva”, aseveró.