LAS REUNIONES DE LA OMC Y DEL G20 EN LA ARGENTINA GENERARÁN MAYOR INVERSIÓN EN SEGURIDAD AEROPORTUARIA

32
La designación de la Argentina como sede de la reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en diciembre próximo y de la Cumbre del G20 en 2018 generará fuertes inversiones en materia de seguridad aeroportuaria para que los aeropuertos argentinos operen bajo las normas que rigen en los países más desarrollados.
El director nacional de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), Alejandro Itzcovich, reveló a Télam que la fuerza que encabeza, junto al Ministerio de Seguridad que lideran Patricia Bullrich y Eugenio Burzaco, trabajan para lograr “contar con los fondos necesarios para invertir en nueva tecnología y adecuar los procedimientos de seguridad aeroportuaria a las normas que rigen en los países más desarrollados”.
En declaraciones a Télam, Itzcovich afirmó que confía en que se concretarán “las inversiones necesarias” para enfrentar los dos acontecimientos de orden mundial que se van a realizar en el país, como las reuniones de la OMC en diciembre y del G20 el año próximo.
“Tenemos un diagnóstico muy acabado de la situación”, puntualizó Itzcovich, quien explicó que “el convenio de Chicago -que establece las normas básicas para la aeronavegación se firmó en 1947- Argentina lo suscribe en 1948 y el primer artículo de esa ley dice que el Estado argentino será responsable de la seguridad operativa y de la seguridad en general”.
“Tenemos un esquema que denominamos Safety Security, cuyos encargados son el Orsna, la ANAC, los radiofaros, las comunicaciones y los radares; todo lo relacionado con el narcotráfico, los operativos antidroga y todo lo que es seguridad aeroportuaria”, detalló.
Agregó que “lo recaudado con la tasa de seguridad aeroportuaria se repartió entre Safety y Security hasta 2007, cuando se crea la ANAC y la PSA; y, a partir de ese momento, nadie sabe por qué, el 100% de la tasa de seguridad aeroportuaria, que son unos $ 2.000 millones, se vuelca totalmente a ANAC, o sea Safety”.
“Desde 2008 en adelante se da un proceso paulatino de desinversión de tecnología; entonces tenemos tecnología que en 2000 era buena pero que hoy está obsoleta; las cámaras son anticuadas, los escáneres son viejos, los últimos incorporados son de 2010, entonces necesitamos para ponernos a la altura del resto del mundo una inversión muy grande”, destacó Itzcovich.
Aclaró, no obstante, que “esto no es maldad de nadie, quedó un hueco legal y me consta que toda la plata que entra al Ministerio de Transporte se la está usando en este plan muy ambicioso de expansión aerocomercial por el país; no se puede poner otra tasa porque ya estamos con los aeropuertos más caros del mundo y el negocio tiene que ser autosustentable”.
“Bajo esta premisa de la autosustentabilidad y la necesidad de repartir, estamos discutiendo con Transporte un mejor reparto de estos recursos; hoy no hay ninguna normativa que diga quién tiene que hacerse cargo de la compra de los equipos de los distintos sistemas que componen el sistema de seguridad”, afirmó.
Según el titular de la PSA, la inversión es multimillonaria y “mucho más ahora que con el desarrollo de las low cost, vamos a tener una cantidad indeterminada de aeropuertos; hoy estamos en 54 y por lo menos estaremos en 11 más en uno o dos años”.
“Para nuestra fuerza, que no es aún una fuerza adulta porque tenemos pocos años y todavía no llegó a su plenitud, es un desafío que nos coloca bajo mucha presión, porque todo lo que no controlás con tecnología, lo tenés que controlar con gente y hoy no tenemos tecnología y poca gente”, aseguró.
Para Itzcovich, el sistema “debe ser autosustentable”, porque lo aerocomercial es un negocio y se tiene que autosustentar; “había dos formas de hacerlo: O hacíamos una asignación presupuestaria o utilizamos el fideicomiso que ya existe por el 50% de la tasa de seguridad que lo maneja Transporte; ésta es una herramienta muy útil para lograr la inversión porque vas aprobando el fideicomiso de las obras o ampliaciones que tenés que hacer y el fideicomiso tiene una agilidad mayor a la contratación”.
El funcionario consideró que el organismo necesita más personal y detalló que un cálculo que hicieron el año pasado en función de todos los vuelos que había y los aeropuertos arrojó como resultado que requieren 6.000 hombres “y hoy tenemos 4.000”.
“Somos -afirmó- la única policía en el mundo que tiene las tres funciones esenciales, la preventiva, la compleja -toda la parte investigativa y de inteligencia- y la que nos da calidad especial a los oficiales de la fuerza: somos los referentes internacionales para el cumplimiento de las normas OACI, todos los temas de Aviation Scurity”.
No obstante, anticipó que “el año que viene va a ser un año excepcional; estamos trabajando muy bien con estas autoridades de Transporte; la gente de Dietrich está haciendo un trabajo excepcional; se han puesto un objetivo ambicioso al pretender duplicar para el 2020 la cantidad de personas que viajan en avión; las discusiones son tremendas, porque estamos dispuestos a tomar la posta, pero necesitamos equipamiento”.
“Con el equipamiento descomprimimos la situación de la gente y nos podemos poner a preparar todo lo que viene; con un poco de inversión soy totalmente optimista; estuve en Canadá, donde tienen la mejor policía de frontera del mundo y en capacidad no tenemos nada que envidiarle; la tecnología la podés comprar, pero la capacidad de nuestra gente es el valor esencial que tenemos”, resaltó.
Y concluyó: “Estamos trabajando muy bien con la conducción civil que está en manos de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y del secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco; es algo intangible difícil de cuantificar, pero el nivel de apoyo del Ministerio es abismal ahora en relación con la etapa anterior”.