LAS POSIBILIDADES DE HACKEOS A LOS COCHES AUTÓNOMOS “VAN A SEGUIR SIENDO UNA PREOCUPACIÓN”

19

Las posibilidades de hackeos a los coches autónomos o los accidentes que estos pudieran provocar “van a seguir siendo una preocupación” para este sector hasta que llegue a este rubro la industria del seguro, analizó el especialista Leonardo Valente, a un día de que el Congreso de los Estados Unidos trate un proyecto para acelerar en ese país el desarrollo de los autos sin chofer.
Valente, titular del Instituto Americano de Procesamiento Informático -que trabaja en la introducción de tecnología en el transporte-, habló con Télam sobre los riesgos que podría acarrear el proyecto que mañana tratará la Cámara de Representantes de Estados Unidos para acelerar el despliegue de coches sin controles humanos.
De aprobarse, la iniciativa permitiría a los fabricantes de autos obtener exenciones para desplegar hasta 25.000 vehículos sin cumplir los estándares de seguridad automotriz en el primer año, un límite que ascendería a 100.000 vehículos anualmente en tres años, según informó Reuters.
En el marco de un sector de la industria automotriz “estancado” desde hace años, Valente consideró la iniciativa legislativa norteamericana es “un buen aliciente” que posibilitará el aumento de las inversiones necesarias para popularizar los vehículos autónomos.
Sin embrago, uno de los riesgos que subsisten en estos coches que dependen de computadoras es el de la vulnerabilidad de sus sistemas, algo que para Valente podrían solucionar los seguros.
“Cuando uno hace una mega obra se calcula cuantos obreros van a morir. Los seguros calculan cuantas personas mueren por incidentes de tránsito con conductores humanos. El seguro podrá actuar cuando haya una ley, cuando se pueda calcular cuanto sale una vida perdida por un fallo o por un hackeo”, señaló el especialista.
“Allí un actuario calculará las probabilidades, le sumará las comisiones de la empresa y asegurará este tipo de vehículos”, comentó.
Como con cualquier sistema informático, los autos con conducción autónoma son susceptibles de intrusiones externas, pero también pueden ser “confundidos” con señales falsificadas de tránsito.
“La información más importante, al igual que ocurre con el ser humano, es la que llega a través de los sensores de visión. En concreto (en los coches) son las cámaras las que recopilan las imágenes para luego ser procesadas por algoritmos de reconocimiento visual y tomar decisiones en base a ellas. Por lo tanto, si conocemos o simulamos el algoritmo utilizado para clasificar imágenes, se podría manipular la imagen de origen para engañarlo y modificar la acción a realizar”, explicó el investigador de ElevenPaths, Fran Ramírez.
De hecho, según comentó en un texto publicado por el blog de ciberseguridad Segu-Info, en investigaciones emprendidas por las universidades de Washington, Michigan, Stony Brook y Berkeley han logrado hackear vehículos de este tipo modificando con calcomanías las señales de tránsito que “leen” sus sensores, y que por ejemplo los llevan a confundir una señal de detención con una que limita la velocidad.
En la misma línea, el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) publicó la semana pasada un artículo que afirma que “la mayor amenaza de los coches autónomos son los hackers”.
En ese documento se afirma que la CEO de General Motors, Mary Barra, dijo que proteger los automóviles de un incidente de ciberseguridad “es una cuestión de seguridad pública”.
La preocupación por la vulnerabilidad de esos sistemas no es solo de las automotrices sino también de empresas que pueden aplicar la conducción autónoma a sus negocios, como Uber.
“Nuestro equipo de expertos en seguridad están explorando nuevas defensas para el futuro de los vehículos autónomos constantemente, incluida la integridad de los datos y la detección de abusos. Sin embargo, a medida que evoluciona la tecnología autónoma, también lo hace el modelo de amenaza, lo que significa que algunos de los problemas actuales de seguridad probablemente diferirán de los que se traten en un entorno verdaderamente autónomo”, sostuvo Sarah Abboud, portavoz de Uber, citada por el MIT.
Por otra parte, respecto del impacto de la aplicación de la conducción autónoma en el mercado laboral -como en conductores de transporte de carga- Valente estimó que “al contrario de lo que se piensa, en el corto plazo se va a jerarquizar el trabajo dado que van a dejar de ser simples choferes y pasarán a ser operadores”.
Además dijo que, previamente a la expansión de los vehículos sin conductores se pueden esperar “nuevos formatos de autonomías” como los “trenes de carretera” en el que hay un camión que es líder del convoy conducido por un humano y 6 o 7 vehículos autónomos que siguen al primero.