Estudio: prudencia con las finanzas personales

Una encuesta realizada por Mastercard y Americas Market Intelligence (AMI), en 13 países de la región de América Latina y el Caribe, incluso Argentina, muestra los cambios de hábito de los consumidores, el aumento de los servicios financieros y cómo las compañías deberán adaptarse en este nuevo ecosistema digital generado por la pandemia. 

El estudio se presentó durante la novena edición del 2020 Mastercard LAC Innovation Forum ( 18 – 19 de noviembre), el evento anual de Mastercard que reúne a líderes y expertos de la industria de la tecnología y los medios de pago para compartir su visión. La edición 2020 se enfoca en cómo los bancos, comerciantes y fintechs pueden sentar las bases para una era post-COVID-19.

El informe revela que la pandemia y el distanciamiento social catapultaron la inclusión digital y financiera en Latinoamérica y el Caribe y, de un momento al otro, la convirtieron en una prioridad. Según los datos, más de 40 millones de personas se bancarizaron en los últimos meses y para fin de año, AMI estima que 50 millones de usuarios habrán comprado online por primera vez.  

Por otro lado, casi un 40% de los argentinos aseguró que está trabajando de manera remota desde el comienzo de la pandemia y casi la mitad (48%) dice estar más estresado en comparación a antes del confinamiento. Las finanzas también han demostrado ser la mayor preocupación de los latinoamericanos y alcanza a un 65% de la población en Argentina. Esta área – las finanzas – ocupa en la mente de los argentinos un nivel de preocupación aún más elevado que la salud física (21%) y emocional (17%).  

 

El COVID-19 forzó a los latinoamericanos oriundos de Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Perú, Puerto Rico y Jamaica a reconsiderar su relación con los bancos y la tecnología. El 50% de los encuestados en Argentina considera ahorrar dinero, otro 59% considera que el uso del online banking de ahora en más se convertirá en un hábito permanente y casi un 30% afirma que pagará sus cuentas de forma online, algo que no hacían previo a la pandemia. 

 

“América Latina se encuentra en un momento de adopción tecnológica trascendental, donde las opciones de pagos seguros y sin interrupciones se han vuelto una prioridad”, comentó Walter Pimenta, Vicepresidente Senior de Soluciones Digitales para Mastercard Latinoamérica y el Caribe. “Mastercard es un aliado estratégico en la digitalización y la transición de pagos sin contacto y nos sentimos orgullosos de poder contribuir con su adopción, ofreciendo servicios de altura que se adapten a las nuevas realidades del consumidor”.

El auge del e-commerce en el medio de la pandemia 

El informe muestra que, en los últimos meses, una vez que el  efectivo fue considerado como peligroso en términos de contagio, el e-commerce se convirtió en la única manera de comprar y los bancos online, la manera más fácil de manejar el dinero. Según los resultados obtenidos, el confinamiento hizo que el e-commerce se haya casi duplicado: antes del COVID-19 tenía un 45% de penetración y en los últimos meses alcanzó a un 83% en América Latina. 

 

En efecto, las transacciones comerciales electrónicas se convirtieron en el único medio para adquirir bienes físicos, realizar interacciones sociales y de entretenimiento durante el periodo de pandemia por COVID-19. Esto se refleja claramente en los datos de los compradores: 

 

  • El 44% de argentinos encuestados reportaron aumentar sus gastos en e-commerce durante la pandemia.
  • Las compras existentes online aumentaron considerablemente siendo Chile (57%), Puerto Rico (48%), Perú y Argentina (44%), Colombia y México (42%), Brasil (41%), los países en obtener los mayores incrementos de compras durante la pandemia.
  • Un 45% de los argentinos considera que las compras online han llegado para quedarse permanentemente. 

 

Por otro lado, los consumidores mostraron un fuerte deseo de reducir gastos, evitar endeudarse, administrar sus finanzas de manera conservadora y desarrollar una mentalidad a largo plazo con respecto a sus finanzas.

 

  • En Argentina, durante el periodo de pandemia, 21% de los encuestados redujo sus gastos mensuales en un 20% y un 11% entre un 10% y un 20%.
  • Más de un 50% de los argentinos encuestados indicaron que estarán enfocados en ahorrar dinero de forma permanente hasta luego de la pandemia. 
  • 42% de los argentinos valora sus planes futuros más que antes de la pandemia.
  • 41% de los encuestados en Argentina valora más sus ahorros y sus finanzas en general.

 

Las tarjetas de crédito siempre han sido el principal método de pago del comercio electrónico, pero cabe señalar que el débito se utiliza con mayor frecuencia en Brasil y Argentina. Hasta hace poco, las tarjetas de débito en esos países no estaban habilitadas en gran medida para el comercio electrónico y la experiencia del usuario era deficiente. Dado que los emisores dan prioridad al débito para su uso online, se prevé que sea el método de pago de más rápido crecimiento para el volumen del comercio electrónico hasta 2023. 

 

Disminución de los pagos en efectivo 

En cuanto al uso del efectivo, disminuyó ampliamente en cada mercado por el aumento del e-commerce, la disponibilidad de alternativas como el uso de tarjeta, los pagos sin contacto, y el distanciamiento social. El estudio revela que:

  • En Argentina, el 47% de los consumidores reporta utilizar menos efectivo por COVID-19, de los cuales un 32% redujo su uso en un 20%.  
  • Los países con mayor impacto son Chile (67%), Jamaica (71%), Perú (68%), Puerto Rico (65%) y Costa Rica (64%).

 

Los métodos de pagos también recibieron incidencias y su uso se resume de la siguiente forma:

  • Un 27% de los encuestados en Argentina dijo haber aumentado el uso de su tarjeta de crédito en comparación a antes de la pandemia y aún más personas (33%) aumentó el uso de tarjeta de débito. 
  • Un 15% de argentinos afirmó haber incrementado el uso de billeteras electrónicas 

 

Sin lugar a duda, los nuevos hábitos de compra dieron lugar a que la tecnología sin contacto se incrementara. Los consumidores se preocuparon por conocer y apoyarse de los beneficios de la tecnología y su adaptación se resume de la siguiente forma:

  • 36% de los consumidores argentinos posee una tarjeta débito contactless 
  • 27% de los argentinos posee una tarjeta de crédito contactless. 
  • 23% de los argentinos utilizó su tarjeta contactless por primera vez durante la pandemia.
  • 13% de los argentinos solicitó su tarjeta contactless durante la pandemia.