“LAS NUEVAS FUENTES DE ENERGÍA HAN ABIERTO NUEVOS EMPLEOS”, ASEGURÓ EDMUND PHELPS, NOBEL DE ECONOMÍA

35

El premio Nobel de Economía Edmund Phelps aseguró que “es muy acertado decir que la presentación de nuevas fuentes de energía, por ejemplo la energía solar, ha abierto nuevos empleos en nuestras economías nacionales”, en la disertación que realizó en el marco de la segunda ‘Cumbre Economía Verde’ que se desarrolla en la ciudad de Córdoba entre hoy y mañana.
El estadounidense encabezó la charla ‘Salvar al medioambiente’, y en cuanto al tema laboral agregó que mientras crece la industria de la energía solar, “la del carbón ha ido reduciendo el número de empleos”, y consideró que para que “el aumento neto realmente se dé, depende de que la nueva industria aporte algo extra, algo especial a la economía. Sería absurdo pensar que el empleo aumente por cada industria nueva”.
Asimismo, el economista aclaró que “ahora estamos ante un problema mundial del cambio climático, y una solución no es viable sin el entendimiento y el conocimiento de la sociedad, del problema y un profundo deseo de alcanzar una solución”.
“A medida que pasa el tiempo los expertos han adquirido un conocimiento y logrado un consenso acerca de los objetivos a perseguir, sin embargo nos queda mucho por hacer para lograr esos objetivos, y aquí las metas pueden llegar a requerir un respaldo mucho más amplio de la sociedad que del que tenemos en la actualidad”, siguió Phelps, quien fue reconocido con el Nobel de Economía en 2006.
El profesor citó a nuestro país al mencionar que “muchas empresas nuevas se han conformado en Estados Unidos, Francia, Suecia y en Argentina y quiere decir que la innovación está resurgiendo. Esperamos que las medidas para reducir la polución tengan un correlato en la innovación”.
El norteamericano considera que “el clima ya se ha deteriorado en algunos aspectos, a tal grado de que se ha convertido en muy costoso para la sociedad y peligroso para la vida humana”, a la vez que dijo que “la violencia de los huracanes se han incrementado por ejemplo a partir del calentamiento en la temperatura del agua en el Caribe, la frecuencia de los días de calidad de aire deficiente ya es notable”.
“Los océanos ya han alcanzado niveles que son amenazas para las ciudades de bajo relieve, y un segundo punto es que la mayoría de los cambios climáticos comenzaron con la quema de combustibles fósiles por parte de la industrialización que comenzó a fines del siglo XVIII y a producido niveles muy superiores de dióxido de carbono (CO2)”, dijo.
En su exposición prestó especial interés al tema y expresó que “la acumulación de CO2 en la atmósfera terrestre no se va a eliminar naturalmente con el tiempo, por suerte avances recientes han abierto la posibilidad de revertir este deterioro, ahora contamos con tecnologías probadas con dispositivos para capturar el dióxido de carbono que en ediciones anteriores se volcaron en la atmósfera”.
“Pequeños actos dañan el medioambiente y no lo ven los gobiernos ni la comunidad”, afirmó Phelps y remarcó que el “desafío no es dejar de emitir CO2, sino comenzar a capturarlo con tecnología”.
Para combatir el problema ambiental, Phelps dijo que “vamos a tener que confrontar el hecho de que no todos los gobiernos pueden defender sus intereses, sobre todo en países pequeños que tienen adentro grandes empresas”, por eso “las campañas deben ser duras con las naciones que lo creen muy costoso y deben evitar que el ambiente caiga en ruinas”, se extendió.
En ese sentido, el estadounidense volvió a citar a la sociedad y dijo que “los ciudadanos pueden ejercer sobre las empresas la presión que los políticos no están dispuestos a ejercer”.
“Creo que con esta histeria pasiva sobre el cambio climático puede resultar muy difícil comenzar un emprendimiento nuevo”, mencionó.
A su vez, reconoció que “las malas regulaciones podrían limitar la economía dinámica y sin ella no resolveríamos el problema”.
Phelps cree que “se podría llegar a un acuerdo mundial para establecer cuotas de contaminación para que los países más pobres que están avanzando en el mejoramiento de su plataforma productiva puedan continuar con su desarrollo, pero para eso se necesita una gobernabilidad robusta”.