LAMENTAN QUE EL RECLAMO POR EL BIODIESEL SIGNIFICARA “MUCHO TIEMPO DE NO VENDER”

El presidente de la Cámara de Biocombustibles (Carbio), Luis Zubizarreta, lamentó hoy que el camino que deberá seguir el reclamo a Estados Unidos por el tema biodiesel “significará mucho tiempo de no poder vender” el producto, aunque se resuelva favorablemente, y mencionó que la industria estadounidense “se siente incómoda con la competencia argentina y aprovecha los vientos proteccionistas”.

“Para presentar un reclamo a la Organización Mundial de Comercio (OMC) hace falta que se establezcan los aranceles definitivos y se termine la investigación, que de por sí demorará un tiempo prolongado, por lo que ir por ese camino, que debemos tomar porque es necesario, significará mucho tiempo de perder la posibilidad de vender”, agregó.

El empresario consideró que “la industria local (estadounidense) se siente incómoda con la competencia argentina y por eso piden protección, pero Argentina sólo aporta un pequeño porcentaje del consumo: los productores aprovechan los vientos proteccionistas en Estados Unidos y recurren a las autoridades”.

“El Gobierno nacional tomó el tema muy profesionalmente y se está ocupando: por un lado, generó un ámbito de diálogo con el gobierno estadounidense para decirle que esto es una barbaridad y, por el otro, seguimos colaborando con la investigación porque estamos seguros que somos inocentes y tenemos que demostrarlo”, dijo Zubizarreta a Télam Radio.

No obstante, lamentó que “no nos queda otra más que colaborar para ser declarados inocentes y eso lleva tiempo, pero el tiempo vale plata y el problema es que en el mientras tanto te quedás sin vender”.

“Estamos vendiendo a otros destinos como Europa a partir de la gestión de Cancillería, cuyo mercado se volvió a abrir y es muy importante, pero si tuviéramos dos compradores peleándose por nuestro biodiésel, venderíamos a un precio más alto”, explicó.

Zubizarreta resaltó además que “la cadena de la soja pierde agregar más valor a las exportaciones argentinas y no tenemos manera de recuperar ese mercado”.

“El otro gran perdedor es el consumidor americano porque el biodiesel se utiliza en el transporte, y lo venden más caro”, añadió.

Por último, el empresario reseñó que “hay una experiencia con Europa, que nos acusó de dumping por la presión de su industria, nos pusieron un arancel y Argentina fue a la OMC y ganó, pero durante 5 años no pudimos vender”.

El Gobierno había anticipado ayer que “considerará recurrir al sistema de solución de diferencias de la OMC si las determinaciones del Departamento de Comercio estadounidense no respetan la normativa multilateral de comercio”.

La determinación de Estados Unidos fue formalizada el lunes por la Administración Trump con un gravamen de 54% a 70% para el ingreso de biodiésel argentino al mercado estadounidense, medida que, de acuerdo con la Cancillería, “es sólo preliminar”.

El comunicado oficial del Gobierno de Estados Unidos que “defenderá a los trabajadores estadounidenses contra prácticas comerciales injustas” e indicó que, “aun así, estamos agradecidos a Argentina por su aproximación productiva para resolver este tema y nos mantenemos optimistas en que una solución negociada pueda ser alcanzada”.