La vida bajo el asedio talibán en Afganistán ya suma unos 100.000 desplazados

KABUL, AFGHANISTAN - OCTOBER 22: Northfoto Alliance fighters launch a fierce artillary barrage against Taliban forces north of Kabul, Afghanistan on Tuesday, October 22, 1996

Unas 108.000 personas en Afganistán debieron huir de sus pueblos y ciudades desde el comienzo de este año por los combates con los rebeldes talibanes, según un informe que reveló la ONU hoy.
De acuerdo a estos datos, sólo la semana pasada tuvieron que abandonar sus hogares más de 20.000 afganos, debido sobre todo a los fuertes enfrentamientos entre los extremistas y las tropas gubernamentales en las provincias de Baghlan, al norte; Gazni, al este y Farah, en el oeste del país.
Sólo en Farah -donde viven 45.930 habitantes- unas 10.000 personas debieron huir la semana pasada luego que los talibanes conquistaran, por primera vez, un centro provincial tras la caída de la ciudad de Kunduz, en el norte del país, en otoño de 2015.
Desde que finalizó la misión de combate de la OTAN en diciembre de 2014, los ataques talibanes se intensificaron para expandir su poder y actualmente controlan más del 14% del territorio.
El año pasado la ONU registró unos 450.000 desplazados internos y, en 2016, más de 660.000, replicó la agencia de noticias DPA.
Las fuerzas de seguridad afganas luchan en todo el país contra los rebeldes talibanes, así como contra la expansión del Estado Islámico (EI), sobre todo en el norte. La capital, Kabul, es un objetivo constante de los ataques del EI.
En febrero, el presidente Ashraf Ghani presentó a los talibanes una amplia propuesta de paz que no han aceptado hasta el momento. Por el contrario, fueron más beligerantes y en abril anunciaron su ofensiva anual de primavera.