La llegada del COVID-19 generó una de las crisis más grandes del mundo a nivel sanitario, social, económico y tecnológico, ya que demostró lo poco preparado que está el ser humano para enfrentarse a una pandemia de este tipo, en la que predomina el aislamiento, y donde las herramientas tecnológicas toman protagonismo para mantener las conexiones.

El mundo cambió drásticamente, y tanto las personas como las empresas se ven obligadas a adaptarse a una “nueva normalidad”, donde las reglas han cambiado y la transformación digital y tecnológica han acelerado su paso de manera transversal.

“Durante este tiempo de emprendedor tecnológico, con orientación a las personas y al mundo del trabajo, he visto cómo las empresas han avanzado fuertemente en la incorporación de tecnología en sus procesos. En el caso de los recursos humanos, el uso de la tecnología colabora en la alineación de la gestión del capital humano con los objetivos claves del negocio. De esta forma, las áreas de RRHH han tomado mayor protagonismo en las empresas, gracias a la incorporación de soluciones tecnológicas, entendiendo que resulta cada vez más necesario ligar la tecnología con la gestión de personas, su productividad y el engagement”, explica Horacio Llovet, co fundador de Nawaiam, empresa argentina que a comienzos del 2020 lanzó al mercado su plataforma de gamificación centrada en los Recursos Humanos. Se trata de un videojuego que utiliza la inteligencia artificial y la ciencia de datos para optimizar el proceso de selección y contratación, definiendo perfiles profesionales críticos y facilitando la tarea de decisión de manera objetiva y libre de sesgos.

“Con el avance de la pandemia y la extensión del período de aislamiento, cada vez más empresas analizan la incorporación de nuevas herramientas que le permitan seguir activas. En nuestro caso, hemos tenido un incremento del 500% en propuestas y demos solicitados en el último mes, especialmente de bancos y empresas del sector financiero, tecnológico y alimenticio. Esto nos demuestra cómo los responsables de recursos humanos apretaron el acelerador para incorporar tecnología disruptiva, que quizás antes veían como un “lujo futurista” y que ahora son necesarias para el ayer”, amplía Llovet.

Este tipo de herramientas llegaron para deconstruir esquemas ya instalados, y son la nueva tendencia en el mundo laboral. En el caso de las áreas de capital humano, permiten detectar los perfiles conductuales de las personas y predecir, con mayor fiabilidad, si el candidato se adaptará de mejor manera o no al perfil del puesto, o bien realizar un mapeo interno para conocer a los colaboradores y determinar planes de desarrollo y capacitación, entre otros.