LA RUTA DEL TORRONTÉS RIOJANO ES LA NUEVA APUESTA TURÍSTICA Y PRODUCTIVA DE LA RIOJA

24

Con un panorama de crecimiento del enoturismo superior al 240% desde 2004, La Rioja presentó hoy su propuesta de la Ruta del Torrontés Riojano, un vino emblemático de la provincia y único originario de Argentina, como su nueva apuesta para el desarrollo turístico y productivo en particular de las zonas vitivinícolas.
La presentación se realizó este mediodía en la Estación 2 del antiguo Cablecarril de La Mejicana, el más largo y alto del mundo, declarado Monumento Histórico Nacional, en un cerro del cordón del Famatina, en las afueras de Chilecito.
Allí, el gobernador riojano, Sergio Casas, afirmó que la Ruta del Torrontés Riojano estará en condiciones de superar a la conocida ruta del vino de Napa Valley, en Estados Unidos, y la intendenta de Chilecito, Silvia Gaitán, anunció el regreso de La Fiesta del Torrontés a esta ciudad.
Esta propuesta, que se espera poner al servicio del turista en el año próximo, será un itinerario turístico basado en el vino torrontés riojano, pero que involucrará a otras cepas de trascendencia de la provincia -como bonarda y malbec- y numerosos productos gastronómicos autóctonos.
Este proceso, según las expectativas, derivara en un despegue de prestadores de servicios, en especial de hotelería, establecimientos gastronómicos, agencias y guías de turismo en las localidades vinculadas a la actividad vitivinícola, con su consecuente desarrollo.
Felicitas Esteban, arquitecta que diseñó este proyecto para la provincia, fue quien reveló que en Argentina hubo un crecimiento del enoturismo de 242% entre 2004 y 2013, de cuando datan las últimas estadísticas.
Gaitán, quien también es secretaria general de la Cámara Argentina de Turismo Rural, explicó que ese crecimiento superó al del turismo general, con un despegue marcado a partir de 2005, que marcó su máxima diferencia en el último año de medición, que fueron del mencionado 242% y 59% respectivamente .
En cuanto a los números reales que implican esos porcentajes, precisó a Télam que, en 2013, el turismo del vino tuvo un caudal de 1.445.754 visitantes en sus circuitos, en un crecimiento que se dio desde 2004, con una leve pausa en 2009.
Los principales mercados emisores del enoturismo en Argentina son nacionales. En primer término, las ciudades de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, según datos de esta especialista, quien también señaló que la franja etaria mayoritaria es la de 18-35, seguida por de la de 35-55.
En discurso, Casas advirtió que “en esto no solo va a participar la hotelería y la gastronomía, sino que cada uno de los habitantes que compongan los territorios por los que va a pasar la Ruta del Vino”. “Tenemos que estar preparados, concientizados para recibir al turismo del mundo”, dijo.
Sobre el circuito del Napa Valley, el mandatario aseguró que “existe porque los riojanos todavía no hemos salido a la luz”, y enfatizó que “el Napa Valley va a quedar detrás nuestro, yo les puedo asegurar”.
El presidente de la Cámara de Turismo de Chilecito, Mauricio Moreno, dijo a esta agencia que la aspiración de su sector es “que la gente venga y consuma todo lo que tenemos como oferta; llámese restaurante, hotel, bodegas, regionales o resto de la actividad comercial”.
“Todo emprendimiento, toda actividad que se empiece a gestar para el bien del turismo para que la gente nos conozca, la Cámara de Turismo se va a apegar y va a hacer todo lo posible para que eso llegue a buen fin, por eso nos pusimos a disposición para colaborar en todo lo que se necesite”, puntualizó el empresario.
Javier Colovatti, presidente de la Cámara de Bodegueros de La Rioja, también en declaraciones a Télam, afirmó que el anuncio de la implementación de la Ruta del Torrontés Riojano los pone “muy contentos, ya que es la variedad emblemática y la variedad más cultivada en la zona, y es originaria de nuestra zona, y para nosotros es un desafío”.
“Esperamos contar con el apoyo de todos los sectores, porque esto involucra no solo a los productores y los bodegueros, sino también al turismo y al comercio y a todos los operadores que tienen que ver con el mundo del turismo -agregó Colovatti-, y la idea es desarrollar una ruta enoturística que va a redundar en beneficios para toda la región”.
El presidente de la bodega Cooperativa La Riojana, consideró que esto significa un acto muy importante hacia la variedad torrontés riojano, que nos ha llevado mucho tiempo en el país para imponerla”.
“Este paso que estamos dando -siguió- que es institucional, y que lo podemos dar con el Estado y con las otras instituciones, ya sean los bodegueros, los productores, la parte de turismo, nos va dar realmente la posibilidad de que todos conozcan lo que es nuestro torrontés riojano, que es la única variedad que tiene nuestro país que es propia; las otras son indudablemente de otro origen, y acá se dio la casualidad de que la cruza de un par de variedades dio las características del torrontés riojano”.