LA RIOJA: DESTACAN PARTICIPACIÓN EN INDUSTRIA OLIVÍCOLA

58

El ministro de Planeamiento e Industria de La Rioja, Rubén Galleguillo, destacó el rol del cluster de Olivicultura para la definición de políticas hacia el sector, en el marco de la cooperación público-privada.

Galleguillo destacó en diálogo con Télam que este grupo de empresas realizaron “planificaciones a corto, mediano y largo plazo” así como “planes operativos que son las guías que nos van fijando objetivos y situaciones problemáticas del sector”.

“En este marco el Estado siempre participa y participará como promotor que fortalece y define políticas que se consensúan en estos ámbitos”, afirmó el funcionario y remarcó que “estamos convencidos de que el único modo de lograr un desarrollo sustentable, sostenido e inclusivo es a partir de la articulación pública privada”.

El Clúster Olivícola Riojano se reunió en la sede de CARPA (Cámara Riojana de Productores Agropecuarios) en la ciudad de Chilecito, donde trataron dos problemáticas importantes actuales del sector: la exportación de aceitunas de mesa a Brasil y las nuevas tarifas de energía eléctrica.

“La actividad olivícola para la provincia junto a la vitivinícola hacen una economía dinámica”, afirmó el ministro.

Precisó que la olivicultura “provee 60 millones de dólares, de los cuales 15 están concentrados en torno al aceite de oliva y el resto destinado a la elaboración de aceitunas, y eso nos debe servir como aliciente para seguir trabajando y mejorando en todos los procesos a través de las comisiones del Clúster”.

“Aún quedan muchos desafíos por delante, es necesario avanzar rápidamente hacia la institucionalización del Clúster para que se consolide con una identidad propia”, agregó.

Uno de los temas relevantes del encuentro fue la exportación de aceituna de mesa a Brasil, dónde compite con el producto que ingresa desde Egipto a precios menores por tonelada en el marco del Tratado de Libre Comercio (TLC) que lleva adelante el MERCOSUR.

También se planteó el impacto en la actividad del aumento superior al 50% en la tarifa eléctrica, lo que, según Galleguillo, “vuelve inviable a la actividad olivícola en La Rioja” porque el 90% del agua para la producción agrícola se obtiene por captación subterránea.

“El principal insumo es la energía eléctrica para las perforaciones, y el aumento de la tarifa en más del 50% nos va a afectar en la próxima campaña, será un año de baja, y esto es una situación límite y muy complicada de enfrentar”.

“A esto se va a sumar el aumento en las tarifas del transporte terrestre, encarecidas por el aumento en el costo de los combustibles, lo que resultará incompatible con los niveles de competencia en los mercados externos de destino”, refirió finalmente el ministro de Planeamiento e Industria riojano.