LA REPRESIÓN ISRAELÍ DESATADA EN GAZA ENFRENTA A NETANYAHU Y ERDOGAN

Benjamin Netanyahu, prime minister of Israel, giving an address at the Channel 9 TV ceremony "People of the Year 2016". Jerusalem, Israel, June 14, 2016.
Los gobiernos de Turquía e Israel elevaron hoy la temperatura de su cortocircuito diplomático, un día después de la matanza por fuego israelí de 60 palestinos que protestaban por el traslado de la Embajada estadounidense a Jerusalén y las acusaciones de Ankara sobre un “genocidio” cometido por Tel Aviv durante la represión.
Ayer, durante un discurso posterior a la violencia desatada en la frontera entre Israel y el enclave palestino, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, declaró que Israel es “un Estado Terrorista” que está cometiendo “un genocidio”, y mandó sus condolencias a “los mártires” y “hermanos palestinos” que perdieron la vida.
Hoy, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, sugirió hoy al presidente turco que no le de lecciones de moralidad ya que él es “uno de los grandes defensores de Hamas” (el movimiento palestino de resistencia islámica).
“No cabe duda de que (Erdogan) comprende bien el terror y la masacre, así que le sugiero que no nos predique moralidad”, afirmó hoy Netanyahu en un comunicado oficial citado por la agencia de noticias EFE.
Hoy Turquía declaró tres días de luto nacional por las víctimas de la sangrienta represión, anunció el viceprimer ministro, Bekir Bozdag, al término de la reunión de urgencia mantenida por el gabinete, quién informó que el gobierno llamó a consultas a sus embajadores en Tel Aviv y Washington.
La cadena turca NTV informó que Ankara “aconsejó al embajador israelí, Eitan Na’eh, que regrese a su país por un tiempo”, pero las autoridades israelíes no hicieron comentarios al respecto, mientras ninguna fuente oficial turca confirmó la información.
Bozdag afirmó que el día de ayer ‘pasará a la historia como el lunes sangriento para los musulmanes y los países islámicos’, y agregó que ‘Estados Unidos ha violado las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU al abrir su embajada en Jerusalén’.
Hace poco más de un mes Erdogan y Netanyahu habían protagonizado otro áspero cruce, también a causa de la muerte de 15 palestinos durante la primera jornada de la “Gran Marcha del Retorno”, cuando Erdogan calificó de “inhumano” el ataque del Ejército israelí, y Netanyahu respondió que no escucharía a quien bombardea “población civil indiscriminadamente”.
Desde el pasado 30 de marzo, día en el que los gazatíes comenzaron a protestar cada viernes a pocos metros de la valla por el que consideran su derecho a retornar a los hogares de los que fueron expulsados sus ancestros en 1948, más de cien palestinos han muerto, y unos 10.000 han resultado heridos.