LA POLICÍA CATALANA PRECINTARÁ LOS COLEGIOS ELECTORALES, PERO ADVIRTIÓ SOBRE EL RIESGO DE ALTERCADOS

19
La policía catalana anunció hoy que acatará la decisión de la Fiscalía y precintará los colegios electorales para evitar la celebración del referéndum unilateral del 1 de octubre, pero advirtió que a partir de esa medida habrá riesgo de “alteraciones del orden público”.
Cuando faltan apenas cuatro días para la convocatoria del gobierno catalán, el jefe de la policía regional, Josep Lluis Trapero, transmitió al Ministerio Público sus reservas respeto a las últimas órdenes impartidas con la intención de evitar la votación del domingo, prohibida por el Tribunal Constitucional por ilegal.
En concreto, la decisión de precintar los más de 2.000 colegios electorales dispuestos en toda Cataluña antes del sábado 30 de septiembre, y evitar que se produzca cualquier votación en un perímetro de 100 metros, es lo que más preocupa a las autoridades, ante la determinación de los independentistas de expresarse ejerciendo su derecho a voto sobre la ruptura con España.
En ese sentido, a través de su cuenta de Twitter, la policía catalana advirtió que el cumplimiento de las instrucciones de la Fiscalia “pueden comportar consecuencias no deseadas”, en particular, en lo que se refieren a “la seguridad ciudadana”, y al “más que previsible riesgo de alteraciones del orden público que se puedan derivar”.
La decisión de precintar los colegios responde a la estrategia de asedio a los independentistas por la vía represiva y judicial que dirige la Fiscalía e impulsa el gobierno conservador de Mariano Rajoy para evitar que se lleve a cabo cualquier tipo de votación sobre la secesión de Cataluña.
El movimiento independentista catalán es pacífico, de ahí que ante la situación de bloqueo actual, con el Ejecutivo central que niega a los catalanes la posibilidad de votar y el gobierno catalán decidido a facilitarlo, se teme que una represión policial violenta o un hecho de violencia aislado de algún independentista, haga saltar todo por los aires.
En ese contexto, el responsable del departamento de Interior catalán, Joaquim Forn, aseguró que la orden de precintar colegios responde a la “voluntad del Estado de que se produzcan actos violentos” en Cataluña.
“Es evidente que lo que quieren es que se produzcan movilizaciones ‘tumultuosas’ y por eso están tensionando todo lo que pueden para que el 1 de octubre haya una reacción que no sea como hasta ahora: pacífica”, dijo Forn en entrevista con la emisora Rac1.
“No podemos caer en esta trampa. Es evidente que los policías que vienen aquí vienen a alterar el orden democrático”, añadió el titular de Interior catalán, en referencia a las fuerzas de seguridad -Policía Nacional y Guardia Civil- que fueron enviados por el Ejecutivo central de Madrid a Cataluña en plena escalada de tensión del conflicto secesionista.
Por el momento, la única acción de resistencia organizada que se conoce públicamente es la iniciativa lanzada por la comunidad educativa catalana, que llamó hoy a docentes, padres -sin niños-, ex alumnos, trabajadores, y también vecinos, a concentrarse en las puertas de los centros de enseñanza para “garantizar que todo el mundo pueda votar”.
“No se trata de contravenir a la policía, ya que “no es un llamado a la colisión” sino “en defensa de la democracia” y una medida que “vulnera derechos como la libertad de expresión”, explicó a la prensa Josep María Cervelló, vocero de SomEscola , plataforma que aglutina a varias organizaciones que se unieron en defensa del modelo educativo catalán frente a la última reforma educativa del PP- y que impulsa la iniciativa junto con los sindicatos Fapac y Ustec.
Ante la implicación del sector educativo en la defensa del referéndum ilegal del 1 de octubre, la Fiscalía de Menores ordenó a los responsables de los centros escolares una vigilancia de las “situaciones de riegos” en las que se podrían encontrar los estudiantes por participar en las movilizaciones relacionadas con el referéndum.
En tanto, el ministro de Educación español, Íñigo Méndez de Vigo, denunció que se está haciendo un “uso deleznable de niños” en las manifestaciones independentistas.
Por su parte, los estudiantes de secundario vinculados al independentismo iniciaron hoy una huelga de dos días y convocaron para mañana una manifestación “en defensa de las libertades y contra la represión del Estado español”.
Desde el Congreso de los Diputados español, la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría pidió la “unidad” de los demócratas frente a los secesionistas, mientras los dos principales partidos opositores, el Partido Socialista (PSOE) y Podemos, alertaron de una escalada de tensión en Cataluña que puede ser irreversible.
“Sospecho que hay pirómanos en el PP que están buscando una desgracia el domingo”, advirtió Pablo Iglesias, el líder de Podemos, en una entrevista en RNE.
“Espero que no tengamos que lamentar nada”, añadió el dirigente de la izquierda, quien instó al gobierno español a “reflexionar” ante la actitud “irresponsable” que está teniendo y evitar que el 1 de octubre se cometa un “error histórico”.
Por su parte, Albert Ribera, el liberal que respalda “sin fisuras” al Ejecutivo de Rajoy frente a los secesionistas, volvió a reclamar al presidente catalán, Carles Puigdemont, que “detenga esta locura” por la “seguridad de todos”.
En tanto, el ex consejero de Hacienda catalán, Josep María Jové, quien fue detenido el pasado 20 de septiembre en el marco del operativo para desbaratar el referéndum, anunció que denunciará al Estado español ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo por haber vulnerado sus derechos fundamentales.