LA OPOSICIÓN VENEZOLANA DEBATE LA CONVOCATORIA A UNA HUELGA GENERAL CONTRA MADURO

28

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MDU) debate el llamado a una huelga general contra la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) realizada por el presidente Nicolás Maduro, lo que aumentaría la presión de la calle para un llamado a elecciones generales en Venezuela.
El debate en las fuerzas opositoras se produce luego de que la Fiscal General Luisa Ortega Díaz denunciara ayer que en Venezuela rige “un Estado de terror” que “está desmantelado el estado de derecho” y de que la oposición política instara a desconocer al gobierno.
La huelga general es propuesta por el ala radical de la MUD, encarnada en Freddy Guevara, coordinador de Voluntad Popular, el partido fundado por Leopoldo López, uno de los presos políticos emblemáticos en la nación caribeña.
Guevara ha insistido en que “el país tiene que ir preparándose en una gran huelga nacional y para una convocatoria a una movilización hacia la ciudad de Caracas desde todos los Estados, una movilización permanente que no se detenga hasta que haya respuesta del pueblo”.
Si bien es cierto que en casi tres meses de manifestaciones callejeras la dirigencia de la MUD ha evidenciado cohesión, la idea del paro general no goza del consenso suficiente en las filas opositoras.
Juan Requesens, diputado de Primero Justicia, explicó que acuerda con el el paro “como instrumento de lucha, como la penúltima herramienta a utilizar para generar un desenlace”.
“Habría que hablarlo muy bien con los actores involucrados para medir las consecuencias, en vista de que ha habido experiencias fracasadas en el pasado. No convocaría a un paro ahora porque siento que la calle está en una escalada que puede seguir. Hay que crear una hoja de ruta clara”, propuso el legislador.
La perspectiva de una medida extrema es cuestionada por analistas independientes. El economista Asdrúbal Oliveros dijo que “no hay que someter al pueblo a más penurias. Un paro implica dejar de trabajar y de percibir dinero y la gente vive muy precariamente como para someterla a un sacrificio como el de la huelga general, que debería ser una salida extrema”.
Por su parte, el economista Benjamín Tripier advirtió a Télam que “el Gobierno está fogueado en manejar las crisis y en echarle la culpa de ésta a la oposición o a enemigos externos de la precaria situación del país. Hasta el momento, Maduro no ha aceptado ni aceptará que la situación tan espantosa de la economía es su responsabilidad”.
“Lo mejor que le podía pasar al chavismo es un paro general -agregó el especialista- dado que se fortalecería con la crisis que se genere. Hay bancos, laboratorios, petroleras y empresas de producción de alimentos que nunca van a detener sus actividades. El Gobierno las intervendría al día siguiente”.
Un vocero empresarial, Victor Maldonado, director de la Cámara de Comercio de Caracas, contó que les “preguntamos a nuestros afiliados si estaban de acuerdo con el paro y la mayoría dijo que no, ya que el Gobierno no necesita del sector privado para vivir”
“Un paro en una contexto de fuerte recesión e inflación condenaría a más empresas a la quiebra y a la pérdida de ingresos a los cinco millones de venezolanos que trabajan en el sector formal de la economía. Aquí nadie tiene ahorros para subsistir a una huelga”, subrayó el dirigente a Télam.
Tripier, por su parte, advirtió además que “si la MUD no se pone de acuerdo en estos momentos, donde las protestas son masivas, olvídense de podrán hacerlo cuando sea gobierno”.
El economista destaca que mientras la oposición delibera “se están generando situaciones sin control en las calles, situaciones puntuales que los líderes no han podido controlar y esto se puede repetir”.
Tripier conjeturó que la violencia va a aumentar y señaló que “hay un componente anárquico y aleatorio muy fuerte”. “Hay más autonomía de la gente en la calle que liderazgo, y eso se evidencia en el uso de las redes sociales, las cuales juegan un papel importante”, evaluó.
Al respecto, Maldonado consideró que “es natural que se produzcan desórdenes y anarquía después de tantos días de manifestaciones y ante la represión desmedida del Estado”.
“El vector de la oposición -destacó- es no violento y eso lo evidencia la resistencia de ciudadanos que han sido atropellados, esta semana, en allanamientos y ataques masivos a varios edificios en Caracas. Hay quien dice que es insólito que ningún policía haya sido herido en estas situaciones”.