LA ONU URGIÓ A QUE TODOS LOS PAÍSES RATIFIQUEN LA CONVENCIÓN SOBRE DESAPARICIONES FORZADAS

18

Expertos de la ONU instaron hoy a todos los Estados que ratifiquen los convenios que protegen a los ciudadanos contra las desapariciones, un día antes de que se celebre el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, mientras el problema persiste en todas las regiones del mundo y en muchos países aumenta.
“Todos los días recibimos casos de personas sujetas a una desaparición forzada en todo el mundo. Cuando esto sucede, la vida de familias enteras se rompe en pedazos, y la estructura de la sociedad se daña. Esto tiene que acabar”, señalaron en un comunicado el grupo de expertos del Comité Contra las Desapariciones Forzadas (CCDF) y el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias (GTDFI), ambos de la ONU.
La vicepresidenta del CCDF, Suela Janina, consideró que “no hay ninguna excusa válida para que esta Convención no sea ratificada universalmente”.
Después de ratificarla, los Estados deben introducir una legislación nueva y garantizar su aplicación en la práctica.
La Convención proporciona a los Estados una base para el establecimiento de un marco legal sólido en las áreas de prevención, castigo, reparación y no repetición de las desapariciones forzadas, así como una herramienta para proteger a las personas desaparecidas y a sus familiares.
El texto, que entró en vigor en 2010 y ha sido firmado por 93 Estados y ratificado por 57, afirma de manera inequívoca que recurrir a las desapariciones forzadas es ilegal bajo cualquier circunstancia, incluida la guerra, la inestabilidad política interna o cualquier otra emergencia pública.
Entre los países impulsores y firmantes de la Convención se encuentran Argentina, Francia, Brasil, España y Portugal, mientras aún no fue ratificado por Estados Unidos, Canadá, China y Rusia, entre otros.
“Nuestra meta es doblar el número de Estados partes de la Convención en los próximos cinco años”, añadió Janina, citada por la agencia de noticias EFE.
La Convención también establece las obligaciones de los Estados de retener a las personas privadas de libertad en lugares de detención oficiales, de revelar su paradero y de proporcionar con rapidez información precisa sobre la detención a sus familiares, sus representantes legales y otras personas con un interés legítimo.
La presidenta del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias, Houria Es-Slami, enfatizó que “los familiares tienen el derecho, también como víctimas, a saber la verdad sobre las circunstancias en que tuvo lugar la desaparición forzada, el paradero de sus seres queridos, el progreso y los resultados de la investigación, y por último, la suerte de la persona desaparecida”.
Los expertos de la ONU también expresaron su preocupación por la reducción del espacio democrático para los familiares y los defensores de derechos humanos que trabajan en desapariciones forzadas, y subrayaron la obligación de los Estados de garantizar que puedan trabajar de manera eficaz y sin miedo.
Hace un año, también en el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas la ONU denunció que un promedio de tres o cuatro personas eran detenidas al día en Egipto y que existen 27.000 personas desaparecidas en México desde 2006.