LA JUSTICIA TOMÓ MUESTRAS EN EMPRESAS DEL POLO PETROQUÍMICO DE BAHÍA BLANCA EN CAUSA POR CONTAMINACIÓN

148

Personal de la Policía Federal, de la Prefectura Naval y de la Fiscalía Federal de Bahía Blanca realizaron hoy un operativo en empresas del Polo Petroquímico de la ciudad del sur bonaerense para tomar muestras en el marco de una causa que investiga la contaminación del estuario local y las consecuencias del vertido de residuos peligrosos, informaron fuentes judiciales.
Los operativos en los que participó el fiscal general federal Alejandro Cantaro se llevaron a cabo en las empresas Dow, Petrobras, Profértil, TGS y Mega, entre otras, todas ubicadas en el Polo Petroquímico local.
Cantaro informó a Télam que “se tomaron muestras en los puntos de las bocas de vertido de las empresas hasta la ría de Bahía Blanca y ahora serán enviadas a Buenos Aires donde se analizarán los vertidos líquidos como así también de barro tomadas directamente en la ría”.
“La caratula de esta causa es por una ley que regula el vertido de residuos tóxicos peligrosos y que establece penas en los delitos contra la salud pública, que es como la promovimos ante el juez federal Walter López Da Silva, quien autorizó los operativos”, agregó el fiscal.
En el marco de los operativos los investigadores solicitaron también documentaciones.
“Se tomaron las muestras que serán peritadas para posteriormente indicar si las empresas del polo en su vertido arrojan residuos tóxicos que podrían dañar a la salud”, afirmó el fiscal.
En septiembre del año pasado la Sala primera de la Cámara Federal de Casación Penal había resuelto que la Justicia Federal de Bahía Blanca continuara con la causa por la investigación de la contaminación del estuario local y las consecuencias del vertido de residuos peligrosos de las citadas empresas.
Los jueces Ana María Figueroa, Mariano Borinsky y Gustavo Hornos hicieron lugar a la presentación que había sido realizada por la Asociación de Pescadores Artesanales de la Ría de Bahía Blanca y el propio Cantaro.
De las conclusiones de los análisis ambientales realizados en la zona del estuario de Bahía Blanca se desprende la afectación interjurisdiccional de sus recursos naturales, siendo que los peces y el agua presentan altos niveles de concentración de metales considerados nocivos para la salud, había expresado la resolución.
En agosto del 2015 la Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca había rechazado los recursos de apelación que fueron interpuestos por la parte querellante y por el representante del Ministerio Público Fiscal y confirmó la resolución que había sido dictada por el Juzgado Federal 2 en la que declaró la incompetencia en razón de la materia de la justicia federal para entender en la causa.
Fue así que el fiscal presentó un recurso de apelación en los estamentos superiores describiendo entre otras cuestiones que “los residuos son arrojados en el mar del estuario y como consecuencia de la bioacumulación de sustancias tóxicas se disemina a lo largo del Mar Argentino”.
“El puerto de Bahía Blanca constituye un establecimiento de interés nacional, por lo que corresponde la intervención de la justicia federal”, agregó.
Además, en la presentación de Cantaro ante Casación se destacaron informes que “evidencian los elevados niveles de metales en el hígado y músculo de los peces característicos del estuario de Bahía Blanca (especies saraquita, pescadilla común, tiburón gatuzo, lenguado y corvina rubia)”.