LA JUSTICIA ESPAÑOLA CITA A DECLARAR POR SEDICIÓN AL JEFE DE LA POLICÍA CATALANA

15

La Audiencia Nacional de España citó hoy a declarar al jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluis Trapero, en calidad de investigado por un delito de sedición, en relación con los “incidentes” ocurridos el 20 de septiembre, cuando miles de manifestantes protestaron ante un operativo policial para evitar el referéndum de secesión de Cataluña.
La jueza Carmen Lamena, titular del juzgado de instrucción número 3, también llama como investigados (actual denominación de los imputados) a los líderes de las organizaciones independentistas Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente.
La cuarta persona citada es la intendente de los Mossos en el barrio barcelonés del Eixample, Teresa Laplana, quien estaba a cargo en el área donde sucedieron los hechos investigados.
“En la comparecencia en la Audiencia Nacional se aportará toda la información sobre las actuaciones” que se hicieron en el dispositivo del 20 de septiembre, indicó el cuerpo policial en un mensaje a través de su cuenta de Twitter.
“Demandamos que se mantenga la confianza en el trabajo de los mossos, que nunca han dejado de trabajar con profesionalidad y respeto a la ley”, añadió la policía catalana.
La magistrada investiga lo ocurrido durante la protesta de los días 20 y 21 de septiembre en Cataluña, cuando manifestantes, en su mayoría independentistas, intentaron presuntamente impedir por la fuerza la actuación de la Guardia Civil durante un operativo judicial, por medio del cual fueron arrestados 14 altos cargos del gobierno catalán.
El pasado 27 de septiembre, la juez admitió la denuncia que presentó la Fiscalía por delitos de sedición, penado con hasta 15 años de prisión en caso de que se trate de una autoridad pública, como es el caso de Trapero.
En su resolución, señalaba que las conductas de los manifestantes podían encajar en el artículo 544 del Código Penal que sanciona el “alzamiento tumultuario”, dirigido a impedir por la fuerza o fuera de las vías legales la aplicación de las leyes o a cualquiera de las personas que en el mismo se relacionan en el ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos o de las resoluciones administrativas o judiciales.
En el caso de Sánchez y Cuixart, destaca que ambos alentaron a los manifestantes a “una movilización permanente” desde este jueves a favor del referéndum y en contra de las actuaciones para impedirlo, según el escrito.
El conflicto de secesión de Cataluña escaló hasta provocar la peor crisis política e institucional que vive España en 40 años de democracia.
El rey Felipe VI irrumpió ayer en la crisis con un mensaje televisado a los españoles en el que aseguró que el gobierno catalán había “quebrantado” el orden constitucional y era responsabilidad de los “poderes legítimos” del Estado restituirlo.
El presidente de la ANC explicó que recibió la citación judicial unas horas después del discurso, lo que “revela que estamos ante una operación de Estado”, y que está “meditando si acudirá o no” a la Audiencia Nacional a declarar.
“El Estado ha enloquecido, definitivamente”, dijo Sánchez en entrevista con Catalunya Ràdio, donde consideró que es una “barbaridad” que se lo acuse de sedición.
Según el líder secesionista, “el Rey parece que abrió la puerta a la represión, al todo vale, a los golpes de porra, a justificar la violencia gratuita, a preparar el terreno para la suspensión del autogobierno y la detención del presidente”.
En ese marco, Sánchez subrayó que el movimiento independentista establecerá “la mejor estrategia para continuar manteniendo la dignidad”.
El ex juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, dijo hoy en declaraciones a la radio Cadena Ser que lo ocurrido en Barcelona pueden ser “desordenes públicos” pero no “sedición”, y reiteró, además, que la Audiencia Nacional no es competente para estos delitos, que pueden ser juzgados en tribunales del lugar donde se cometieron.