CESSI, la Cámara de la Industria Argentina del Software, presenta los resultados de la reciente encuesta anual del Observatorio Permanente de la Industria de Software y Servicios Informáticos (OPSSI) de 2019, realizada a 243 empresas con 21.546 trabajadores en total. En este sentido, se informó que las ventas totales en pesos de la Industria Argentina de Software en 2019 aumentaron en un 50,5% con respecto a 2018, y generó además un incremento del 6,9% en el empleo registrado. Así, la facturación total expresada en dólares fue de U$D 3.078 millones a un tipo de cambio anual promedio de $48, de los cuales U$D 1.787 provienen de las exportaciones.


En lo que respecta al 2020, según el relevamiento de expectativas realizado hacia fines de abril a las empresas de la industria SSI, a pesar de las altas cargas fiscales, los costos salariales, la inflación, el tipo de cambio y el contexto actual sanitario generado por COVID-19, se puede esperar un crecimiento del 19,6% en términos de facturación expresada en pesos nominales. Además, se proyectan 2.500 puestos nuevos de trabajo, que se estima que podrían cubrirse en su totalidad en comparación a períodos anteriores, gracias a la creciente tendencia de incremento de matrícula de carreras afines, traccionada principalmente por la creación de nuevos puestos de trabajo y las condiciones beneficiosas ofrecidos por las empresas de la industria.

Un factor decisivo en estas proyecciones es la nueva Ley de Economía del Conocimiento. De no implementarse rápidamente, implicaría una caída del 11% en el empleo, del 6% en la facturación, el 2% en las exportaciones y 17% en las inversiones en I+D+i, sobre las expectativas originales. En este sentido, la industria perderá una oportunidad de ganar mercados externos por falta de competitividad vs. países de la región que ya cuentan con beneficios fiscales similares a los de esta ley y, como consecuencia, correrá un gran riesgo en la generación de empleo y divisas. De esta manera, la importancia de la LEC se hace notoria y, es por esto, que CESSI ha sido un actor fundamental en el trabajo y negociación con autoridades gubernamentales para que los beneficios de la Ley de Promoción de Software tengan su continuidad en la LEC con la necesidad de que esta se trate de forma inminente, considerando que el 91% de sus empresas socias ya se encuentra en proceso de inscripción a la nueva Ley de la Economía del Conocimiento o planea hacerlo.

“Estos resultados reflejan que la industria del software en nuestro país aún posee un rumbo y un futuro próspero, en donde el foco siempre estará puesto primordialmente en la creación de empleo de calidad y en el compromiso de fomentar la transformación digital en todas las verticales productivas. Es destacable que, respecto a diciembre de 2018, a diciembre de 2019 el empleo en la industria creció en un 6,9%”,detalla Sergio Candelo, presidente de CESSI. “Tenemos una industria que frente a las adversidades siempre ha sabido salir adelante, por lo que esperamos inminentemente la sanción de la Ley de Economía del Conocimiento para seguir siendo una industria federal, con perspectiva de género e inclusión y produciendo las divisas indispensables para nuestro país. En este año complejo que transitamos, esta ley es el motor para gran parte de las empresas que cruzan transversalmente a todos los sectores de la Argentina”, agrega Candelo.

Acerca de la demanda de puestos de trabajo en 2020, se estima que se centrará un 46% en la jerarquía Semisenior, un 30% para posiciones Senior y un 24% restante para los puestos Junior, estando un 61% de los puestos demandados vinculados al desarrollo de software.

En 2019, la inversión de las empresas de la Industria Argentina del Software en I+D+i fue en promedio el 7,5% del total de la facturación de ese año y, entre las empresas adheridas a la Ley de Promoción del Software, este valor ascendió al 7,7%, destacándose el desarrollo de nuevos productos; desarrollo de nuevos servicios; la mejora en la calidad de desarrollo y la mejora en la productividad, demostrándose que desde CESSI se cree y se trabaja por un mundo transformado por la digitalización y la inclusión de Argentina a un orden mundial signado por las mejores economías.