Los nuevos aranceles que el presidente de EE.UU., Donald Trump, quiere imponer a las importaciones chinas podrían poner en aprietos al gigante tecnológico Apple, ya que la mayoría de sus cadenas de montaje para los celulares iPhones se encuentran en China. 


Este lunes, Apple se enfrentará por primera vez a los mercados después de que el viernes pasado Trump iniciara el proceso para imponer aranceles en 300.000 millones de dólares en importaciones chinas, lo que sumado a los gravámenes actuales cubre el valor total de los bienes chinos importados anualmente por EE.UU. 


Hasta ahora, Apple casi no ha sufrido los estragos de la disputa comercial y, de momento, los gravámenes solo han afectado a circuitos electrónicos y chips para computadoras. 

(Fuente: EFE)