LA FISCALÍA DE VENEZUELA SOSPECHA DEL GOBIERNO POR LA “DESAPARICIÓN FORZADA” DE UNO DE LOS NUEVOS JUECES

32
El Ministerio Público (MP) de Venezuela informó hoy que presentó un recurso de hábeas corpus a favor de Ángel Zerpa, uno de los 33 jueces designados este viernes por el parlamento y cuyo nombramiento es desconocido por el chavismo, y sostuvo que fue secuestrado por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y que “presume” que el abogado es víctima del delito de desaparición forzada.
Mientras tanto, el presidente Nicolás Maduro afirmó que “todos” los 33 nuevos magistrados “van a ir presos, uno por uno” y “a todos les van a congelar los bienes”.
“Esta gente que nombraron, usurpadores que andan por ahí, todos van a ir presos, uno por uno, uno detrás de otro; todos van a ir presos y a todos les van a congelar los bienes, las cuentas y todo, y nadie los va a defender”, dijo el mandatario durante su programa dominical de televisión.
El MP había informado anoche la “privación ilegítima de libertad” de Zerpa en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter, y esta tarde agregó en un comunicado que “interpuso una acción de amparo o hábeas corpus para la restitución de la libertad del abogado”.
En la nota, el MP aseguró que Zerpa fue “detenido por el Sebin” ayer por la tarde en Los Cortijos, en el este de Caracas.
“Hasta el momento no se tiene certeza de su paradero, por lo que se presume que se está ante el delito de desaparición forzada”, advirtió el MP, que subrayó que la Constitución establece que “la libertad personal es inviolable, por lo que nadie puede ser detenido sino en virtud de una orden judicial o en flagrancia”.
El documento agregó que ayer mismo, “el subdirector de Derechos Fundamentales del MP se trasladó a la sede del Sebin para constatar el estado del profesional del derecho, pero le negaron el ingreso”.
También el presidente de la Asamblea Nacionsal (AN, parlamento unicameral), Julio Borges, y el gobernador del estado Miranda y ex candidato presidencial, Henrique Capriles, ambos pertenecientes al partido opositor Primero Justicia (PJ), atribuyeron al gobierno el secuestro de Zerpa.
Asimismo, el primer vicepresidente de la AN, Freddy Guevara, del partido Voluntad Popular (VP), aseguró en conferencia de prensa que la desaparición de Zerpa es “un mensaje de retaliación” al MP, consignó el diario caraqueño El Nacional.
Antes de ser nombrado juez por la AN, Zerpa venía desempeñándose como uno de los abogados de la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, una chavista que en los últimos meses manifestó fuertes disidencias con el gobierno de Maduro y quedó enfrentada a él.
Por otra parte, Maduro acusó a los legisladores opositores de estar “cometiendo el error garrafal de crear un Estado paralelo, que es una barrabasada, una estupidez, una cosa de muchachos, de adolescentes políticos”, al haber nombrado los magistrados.
Al elegirlos y tomarles juramento, la holgada mayoría opositora en la AN completó el viernes el proceso de nombramiento de 33 jueces -13 titulares y 20 suplentes- del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para reemplazar a los que, en su opinión irregularmente, había nominado en diciembre de 2015 la mayoría chavista saliente del parlamento.
El TSJ, bajo control del chavismo gobernante, calificó como “nula e írrita” la designación de los nuevos magistrados y advirtió que éstos se expusieron a ser detenidos y acusados de usurpación de funciones y traición a la patria.
El máximo tribunal, a través de su Sala Constitucional, recordó a la AN que la declaró en desacato y determinó que todas sus sentencias son nulas.
La AN y el TSJ son precisamente las cabezas del conflicto de poderes en el que Venezuela se halla inmersa desde enero de 2016, cuando asumieron los diputados electos un mes antes y el parlamento quedó con mayoría opositora.
Fue la primera vez, desde que a comienzos de 1999 accedió al gobierno, que el chavismo perdió el control de alguno de los cinco poderes constitucionales de la república (Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral y Ciudadano o Moral).
Paralelamente, la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó para el miércoles y el jueves próximos a una huelga general por 48 horas, después de la medida similar por 24 horas realizada el jueves pasado.
La huelga forma parte de la llamada “hora cero”, la escalada de la protesta puesta en marcha por la MUD el lunes pasado, un día después de la consulta popular no vinculante en la que 98 por ciento de los más de 7,5 millones de ciudadanos que votaron se pronunciaron contra la asamblea constituyente.
Venezuela, inmersa desde hace varios años en una crisis política, económica y humanitaria sin precedente, afronta desde comienzos de abril pasado una ola de protestas casi cotidianas que dejaron un centenar de muertos y más de 1.500 heridos, según el MP, y más de 4.000 personas arrestadas, de acuerdo con la ONG Foro Penal Venezolano.