LA FEDERACIÓN DE INDUSTRIAS FRIGORIFICAS PIDIÓ MEJORAR EL INGRESO DE LOS PRODUCTORES PARA ALENTAR LA RECRÍA

37

El presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra), Daniel Urcía, pidió mejorar el ingreso de los productores ganaderos, porque subrayó que los novillos “no tienen precio suficiente” para alentar la recría.
“Es necesario mejorar el ingreso de los productores ya que en el contexto económico actual los novillos no tienen el precio suficiente como para traccionar per se la recría y la terminación con kilajes propios de esa categoría”, afirmó Urcía en una nota de su autoría publicada en un boletín sectorial.
El titular de la Fifra sostuvo que “la producción ganadera requiere de incentivos productivos para favorecer la recría y producción de novillos pesados”.
Indicó que “en la cadena de ganados y carnes es motivo de análisis sentar condiciones de fomento para alentar la producción de novillos”.
“Esta categoría es la que más ha sufrido los embates de la antipolítica ganadera llevada adelante por el Gobierno anterior y su recuperación, por distintos factores, es lenta”, puntualizó Urcía.
Señaló que “el desvelo es encontrar un incentivo que resulte efectivo, que fomente la recría de una mayor cantidad de animales y que se le agreguen más kilos a los animales”.
Destacó que “las estimaciones hablan de una faena de novillos para 2018 cercana a los tres millones, lo que significa un crecimiento de sólo 10% por encima de la faena prevista para este año”
“El crecimiento de las existencias de novillos será lento en tanto el mercado interno continúe demandando hacienda liviana, y mientras se insista con limitar el peso de faena en 300 kilogramos tanto para machos como para hembras”, afirmó el titular de la Fifra.
Subrayó que “esto hace que quienes engordan para el consumo doméstico compitan con los recriadores quitando oferta de machos y a su vez encareciendo su cotización, lo que resta rentabilidad a la producción de hacienda pesada”.
“Por ese motivo sostenemos desde Fifra que se hace necesario adecuar los pesos mínimos de faena reduciendo el peso de faena de las hembras para, al menos, atender temporalmente la coyuntura, descomprimir la demanda por los terneros machos y así facilitar el ciclo de recría”, concluyó Urcía.