LAS TRANSFERENCIAS REALIZADAS A TRAVÉS DE MEDIOS ELECTRÓNICOS NO TRIBUTARÁN EL IMPUESTO AL CHEQUE

21

El gobierno nacional decidió que las transferencias de dinero que se realicen a través de dispositivos móviles, billeteras virtuales y canales electrónicos gozarán de la exención del impuesto a los créditos y débitos.
Lo hizo a través del Decreto 485/2017 publicado hoy en el Boletín Oficial, que lleva las firmas de la vicepresidenta Gabriela Michetti, en ejercicio de la Presidencia; del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.
La exención decretada por el gobierno del pago del impuesto a los créditos y débitos en el caso de transferencias que se realicen a través de dispositivos móviles, billeteras virtuales y canales electrónicos, fue recibida con beneplácito por las firmas Red Link y Mercado Pago, dos de las principales empresas que operan en este segmento.
“Es una excelente medida. Es un incentivo para que crezca el uso de las operaciones electrónicas en detrimento del efectivo”, destacó a Télam el gerente de Red Link, Jorge Larravide.
El decreto establece que “las cuentas y subcuentas, inclusive virtuales, utilizadas en forma exclusiva en la administración y operatoria de transferencias a través del uso de dispositivos de comunicación móviles o cualquier otro soporte electrónico, y las empleadas por las empresas dedicadas al servicio electrónico de pagos y cobranzas y los agentes oficiales que se designen a los fines de cumplimentar esa tarea”, quedan eximidas del impuesto a los créditos y débitos.
Entre los considerandos, el decreto destacó que “el objetivo se enmarca en las medidas de promoción de la inclusión financiera, el fomento de la bancarización, la eliminación de las barreras de acceso de la población a los servicios financieros y la reducción del uso del dinero en efectivo en pos del dinero electrónico”.
La norma también precisó que la aplicación del impuesto a los créditos y débitos “impacta en los medios de pago electrónicos, generando un desaliento para el usuario, como así también para los comercios y los prestadores de servicio de pago”.
En consecuencia, concluyó que “resulta pertinente disponer la exención del tributo para los movimientos de fondos realizados en cuentas y subcuentas utilizadas en forma exclusiva en la administración y operatoria de transferencias que se cursen a través de dispositivos de comunicación móviles o cualquier otro soporte electrónico”.
Además subrayó que “asimismo, pueden intervenir empresas dedicadas al servicio electrónico de pagos y cobranzas por cuenta y orden de terceros y agentes oficiales”, y puntualizó que entonces corresponde “establecer la dispensa del pago del tributo para los movimientos de fondos efectuados por medio de tales cuentas”.
Este tributo, conocido como “impuesto al cheque”, fue creado en 2001 y actualmente aporta casi el 11% de la recaudación tributaria.
Originalmente, la tasa era de 0,25%, sin poder computarse como pago a cuenta de ningún impuesto; pero desde el 3 de mayo de 2001 hasta el 31 de julio de ese año la alícuota se fijó en 0,4%, y el 37,50% del impuesto retenido se podía computar contra IVA, Ganancias y Mínima Presunta.
A partir del 1 de agosto de 2001 y hasta la actualidad, la alícuota general se estableció en el 0,6%. Hasta el 31 de diciembre de 2001 se podía computar el 58% del impuesto contra IVA; Ganancias; Mínima Presunta y Seguridad Social.
A partir del 1 de enero de 2002 y hasta el 17 de febrero de ese año, sólo se podía recuperar el 10% del impuesto contra Ganancias y en el IVA.
En mayo de 2004, se autorizó descontar el 34%, pero esta vez sólo sobre el impuesto retenido por los depósitos, contra Ganancias y Mínima Presunta.
En noviembre del año pasado, el Gobierno otorgó la posibilidad para que las micro, pequeñas y medianas empresas puedan descontar la mitad, en algunos casos, o la totalidad del impuesto como pago a cuenta de Ganancias.
Desde el sector privado, el gerente de Mercado Pago, Hernán Corral, señaló a Télam coincidió en subrayar a esta agencia que “es una excelente noticia para toda la industria, porque justamente hoy en día el efectivo tiene más ventajas sobre las transferencias electrónicas castigadas por este impuesto”
Larravide indicó que la medida “es un incentivo para el uso de la billetera virtual en el caso de personas que estando bancarizadas, siguen pagando en efectivo”.
“Mi expectativa es que en algún momento pagar en efectivo sea más caro que hacerlo electrónicamente”, sostuvo el ejecutivo, quien remarcó que “en la medida en que el incentivo sea mayor, el uso de los pagos electrónicos va a crecer”.
Para Corral, la decisión oficial “pone en igualdad de condiciones” el uso de los medios de pago electrónicos con el de efectivo.
El Decreto 485/2017 publicado hoy en el Boletín Oficial estableció que “las cuentas y subcuentas, inclusive virtuales, utilizadas en forma exclusiva en la administración y operatoria de transferencias a través del uso de dispositivos de comunicación móviles o cualquier otro soporte electrónico, y las empleadas por las empresas dedicadas al servicio electrónico de pagos y cobranzas y los agentes oficiales que se designen a los fines de cumplimentar esa tarea”, quedan eximidas del impuesto a los créditos y débitos.
Entre los considerandos, destacó que “el objetivo se enmarca en las medidas de promoción de la inclusión financiera, el fomento de la bancarización, la eliminación de las barreras de acceso de la población a los servicios financieros y la reducción del uso del dinero en efectivo en pos del dinero electrónico”.
Larravide consideró que la decisión del Gobierno “es una buena noticia particularmente para aquellos que no son asalariados en relación de dependencia, que ya estaban excluidos del impuesto”.
Se refirió así a “profesionales, monotributistas y fundamentalmente comerciantes, que están alcanzados por este impuesto”.
En tanto, Corral destacó que la medida “lleva a un aumento de las transferencias en forma digital, hace que sea todo más trazable, más fácil para los fiscos recaudar, sobre todo, más sencillo de operar para la gente”.
“Una de las trabas que siempre vemos a la hora de crecer en el mundo de los medios de pago digitales es la carga impositiva que les genera a los comercio transaccionar bajo estas plataformas”, remarcó el ejecutivo de Mercado Pago.
Subrayó también que “es una buena noticia principalmente para los comercios”, porque señaló que “es una traba menos para operar con estas herramientas”.
“Estamos muy contentos. Hoy es un muy buen día. Esto es algo que esperábamos hace mucho, y veníamos trabajando con el Banco Central desde hace tiempo en este sentido”, concluyó Corral.