LA EX FISCAL ORTEGA SALDRÁ DE COLOMBIA HACIA EEUU EN PRÓXIMAS HORAS, SEGÚN LA PRENSA LOCAL

25

La ex fiscal venezolana Luisa Ortega Díaz, quien huyó de su país y arribó el viernes último a Colombia junto con su esposo, el diputado chavista Germán Ferrer, saldrá en las próximas horas hacia Estados Unidos, informaron hoy medios locales.
La emisora Blu Radio informó que Ortega tuvo este fin de semana reuniones con diplomáticos de Estados Unidos y aceptó viajar a ese país, donde pediría asilo político.
El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo ayer a través de Twitter que Ortega “se encuentra bajo protección del gobierno colombiano” e indico que “si pide asilo se lo otorgaremos”.
De inmediato, dirigentes del gobierno de Nicolás Maduro arremetieron contra Colombia, entre ellos el nuevo fiscal general, Tarek Saab, quien dijo que el apoyo “incondicional” de Santos a la ex fiscal demuestra que Colombia es el “epicentro de la conspiración” internacional contra su país.
“Bogotá se ha convertido en centro de la conspiración contra la democracia y la paz en Venezuela. Vergüenza histórica del ‘Caín de América'”, afirmó por su parte el ministro de Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, que calificó de “cínica” la decisión de Colombia, según informó la agencia EFE.
La ex funcionaria huyó el pasado viernes a Colombia con su marido, el diputado disidente del oficialismo Germán Ferrer, contra quien se había dictado una orden de captura al ser acusado por la Constituyente y por Saab de ser parte de una trama de extorsión que operaba desde la Fiscalía.
La autoridad migratoria de Colombia informó ese día en un comunicado que Ortega “ingresó al país proveniente de Aruba” en un vuelo privado en compañía de su esposo “e hizo su correspondiente trámite migratorio”.
Medios locales señalaron el viernes que en la aeronave viajaban también la ex directora del despacho de la ex fiscal, Gioconda González, y el fiscal anticorrupción Arturo Vilar Esteves.
En las horas siguientes, el gobierno colombiano mantuvo hermetismo con respecto al caso de la ex fiscal y solo el ministro del Interior, Guillermo Rivera, se limitó a confirmar su llegada al país, sin precisar su “situación jurídica”.
Esto alimentó las conjeturas en torno al futuro de la ex funcionaria venezolana e incluso líderes como el ex presidente Andrés Pastrana sugirieron que ella podría pedir asilo político en EEUU.
Ortega fue destituida del cargo el pasado 5 de agosto por la Asamblea Nacional Constituyente que la acuso de “actos inmorales”, cuya convocatoria fue cuestionada por la ex funcionaria cuando se desempeñaba como fiscal.
Colombia es uno de los 12 países del continente que han alertado de una supuesta persecución política contra Ortega y no reconocen a la Asamblea Nacional Constituyente, por considerarla un instrumento de Maduro para consolidar una dictadura en Venezuela.
Ni bien huyó de su país, Ortega atribuyó la hostilidad de las autoridades venezolanas a la información que dice poseer sobre el rol de Maduro y su entorno en un caso de sobornos de la firma brasileña Odebrecht en Venezuela, que según la ex fiscal “es el mayor hecho de corrupción en la región”.
Entretanto, las autoridades prosiguieron con sus acciones para depurar la Fiscalía de la “corrupción” que según el oficialismo sembró Ortega en el Ministerio Público, y detuvieron al ex fiscal Rudy Pérez y el abogado Jairo Acosta, acusados de pedir dinero para no involucrar a una persona en una investigación penal.