La venta de combustibles en las estaciones de todo el país cayó a promedios de entre el 75% y el 90% en la primera semana de aislamiento obligatorio, lo que obligó al ajuste equivalente en las refinerías de petróleo para acompañar la abrupta retracción de la actividad económica y social.


Con tanques prácticamente llenos en las 4.800 estaciones de todo el país, las caídas registradas son más profundas en las naftas súper y premium, mientras que la actividad de camiones para la logística y las actividades rurales que en algunas regiones se encuentran en plena cosecha atemperaron la retracción en el gasoil, con una merma en las ventas del orden del 50%.

(Fuente: Télam)