El año 2018 tuvo un comienzo promisorio, principalmente por el aluvión de solicitudes de créditos hipotecarios UVA y la proyección apuntaba a que sería el mayor en operaciones de compra-venta de los últimos diez años, en especial, por el empuje de las Unidades de Valor Adquisitivo (UVA).

Luego, con el aumento del dólar y la devaluación del peso el panorama cambió. Así lo expresaron las estadísticas del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires de septiembre, las cuales mostraron un 78% menos de escrituras con crédito hipotecario en comparación al mismo mes de 2017. En ese contexto, según informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), la actividad de la construcción en diciembre se desplomó un 20.5% en la comparación interanual, pero aun así en el año tuvo un incremento del 0.8%, apalancado por el gran desempeño de los primeros cinco meses del año.

No hay duda de que la evolución de los precios y el escenario de financiamiento marcarán el ritmo del sector para el 2019. Tras una baja que se evidenció en el segundo semestre, creemos que este año puede traer oportunidades por la baja de costos en dólares, que seguramente dará impulso al Real Estate”, asegura Walter Barbieri, Vicepresidente de AD Barbieri, acerca de las proyecciones para estos 12 meses.

En su Encuesta de Expectativas de Empleo del 1° trimestre de 2019, ManpowerGroup aseguró que el sector de la construcción sería el más débil con una expectativa de empleo de -11%, lo cual confirma el parecer de empresarios del sector y fabricantes de insumos para la construcción, quienes manifiestan un moderado optimismo para estos primeros meses del año. En resumen, si bien el panorama para este año continuará siendo complicado, desde AD Barbieri, empresa líder en el sector de la construcción, proyectan que el sector tendrá un repunte general en 2019, acompañado de una estabilidad cambiaria y una disminución de la inflación. “Es un momento difícil, pero continuamos apostando al país y al crecimiento del negocio. Tomamos estas situaciones como oportunidades de aprendizaje y creemos que la construcción va a repuntar ya que es una industria pujante para nuestro país”, confía Walter Barbieri.

Muchas compañías invirtieron en 2018 y uno de los ejemplos fue Barbieri, quien a fin de año comunicó una inversión de casi 2,5 millones de dólares para inaugurar su filial en Paraguay, y unos meses antes había destinado 180 millones de pesos para la ampliación de su fábrica en Burzaco.