LA CÁMARA DE BIOCOMBUSTIBLES RECHAZÓ LAS MEDIDAS ANTIDUMPING

La Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) rechazó hoy la determinación de Estados Unidos formalizada ayer que gravó de 54% a 70% las importaciones de biodiésel argentino, medida que consideró “injustificada y sin fundamentos”, y señaló que la industria estadounidense del sector “tiene ganancias extraordinarias” a partir de la decisión, que “monopoliza el mercado”.
“Aunque la imposición de los aranceles es provisoria, la barrera arancelaria total supera el 120% si se suman los derechos compensatorios previamente impuestos”, indicó Carbio en un comunicado.
La Cámara agregó que “la industria (de biodiesel) de Estados Unidos está teniendo ganancias extraordinarias gracias a estas medidas, ya que ahora monopoliza el mercado; pero nuestro biodiésel es el más competitivo del mundo, sin subsidios ni prácticas distorsivas”.
“Lamentamos que la medida genere el encarecimiento del diésel en Estados Unidos, dado que sus transportistas pagarán más caro por el biodiésel al eliminarse la competencia”, afirmó el presidente de Carbio, Luis Zubizarreta.
Agregó que “la decisión es desmesurada, carente de racionalidad y fundamentos porque Argentina no vende biodiésel con dumping: los derechos antidumping, insólitamente elevados, no modifican la situación preexistente sino que confirman el cierre sin fundamentos de ese mercado”.
“Se desconocen los cálculos en los que el Departamento de Comercio estadounidense basó la medida anunciada, pero se contempló erróneamente los costos reales en Argentina, en una forma similar a lo que en su momento hicieron en la Unión Europea (UE)”, evaluaron desde la Carbio.
Sin embargo, los empresarios argentinos expresaron su “confianza” en que la determinación preliminar “seguramente será revertida cuando el procedimiento avance y se demuestre la inexistencia de ventas con prácticas de dumping y menos aún una relación de causalidad de daño entre las exportaciones y la producción norteamericana”.
Por último, Zubizarreta afirmó que la Cámara está “muy satisfecha con el trabajo de la Cancillería, el Ministerio de Producción y de Agroindustria y todo el Gobierno nacional por su apoyo, con quienes seguramente logremos revertir las medidas injustificadas”.
La determinación de Estados Unidos fue formalizada ayer por la Administración Trump con un gravamen de 54% a 70% para el ingreso de biodiésel argentino al mercado estadounidense.
De esa manera, Estados Unidos aumentó por segunda vez en el año los derechos de importación del combustible argentino al darle lugar la denuncia de la National Biodiesel Board (NBB), cámara que nuclea a productores estadounidenses del sector, que acusaba a la industria argentina de recibir subsidios por parte del Estado e incurrir en prácticas de dumping.