KIM SUSPENDIÓ SUS PLANES DE ATACAR GUAM Y OBSERVARÁ “LA CONDUCTA DE EEUU” PARA REEVALUAR LA DECISIÓN

18
El líder norcoreano Kim Jong-un anunció hoy, tras evaluar la situación con su cúpula militar, que reevaluará sus planes de atacar con un proyectil de largo alcance la isla de Guam, posesión estadounidense, y que observará un poco más la conducta de Estados Unidos antes de emprender la ofensiva, aunque acusó al país norteamericano de estar llevando la situación en la península coreana “a un punto crítico”.
El anuncio norcoreano fue realizado después de que el jefe del estado Mayor estadounidense, general Joseph F. Dunford Jr, dijera que la prioridad en esta crisis no es la militar sino la “presión económica y diplomática”, y puso paños fríos a la escalada que con creciente tono bélico y hace semanas mantienen Washington y Pyongyang.
La respuesta estadounidense no se hizo esperar demasiado y el secretario de Estado, Rex Tillerson, aseguró que su Gobierno sigue “interesado” en un eventual diálogo con Pyongyang, pero advirtió que depende de Kim crear las condiciones para que eso ocurra.
“No tengo ninguna respuesta a su decisión”, dijo Tillerson ante una consulta periodística.
Kim precisó que analizará ahora “durante un tiempo más largo” el comportamiento de Estados Unidos a la espera de su reacción, informó la agencia de noticias oficial KCNA, citada parcialmente por la alemana DPA.
“Los Estados Unidos deberían en primer lugar tomar la decisión correcta y probar mediante su comportamiento que rebajan las tensiones y que quieren evitar un conflicto militar peligroso en la península coreana”, afirmó Kim.
Pero el líder norcoreano agregó que si Washington continúa sin embargo con “sus acciones extremadamente peligrosas y sin contemplaciones en la península coreana”, se tomará de inmediato una “importante” decisión.
Esta nueva etapa del intercambio de amenazas entre las capitales norcoreana y estadounidense se inscribe en la dinámica típica de estas escaladas, donde tras una ola de declaraciones que acentúan la tensión, sobrevienen gestos que buscan apaciguarla, a la espera de otra ronda.
En este caso, la aspereza podría reactivarse en breve, pues las fuerzas norteamericanas y surcoreanas iniciarán el próximo 21 de agosto nuevas maniobras militares en la Península de Corea, ejercicios que son fuertemente rechazados por Pyongyang.
De hecho, la advertencia de Kim, hoy, parece apuntar a los ejercicios militares Ulchi Freedom Guardian, que pueden volver a avivar la tirantez regional.
Los expertos consideraron sin embargo que las declaraciones de Kim son un intento por rebajar el enfrentamiento, que había escalado a niveles muy peligrosos en los últimos días.
La semana pasada alcanzó su pico máximo cuando el presidente estadounidense, Donald Trump, lanzó tres amenazas seguidas contra Pyongyang, en una escalada dialéctica que provocó llamados de Rusia, China y Alemania a rebajar la tensión y dejar de lado la salida militar.
“Las soluciones militares están completamente preparadas, listas para el combate, por si Corea del Norte actúa de forma imprudente. Espero que Kim Jong-un encuentre otro camino”, escribió Trump en Twitter en el momento más duro del enfrentamiento, el 11 de agosto pasado.
Guam es una importante base militar de avanzada de los Estados Unidos en el Pacífico. Conquistada de España en 1898, se convirtió a lo largo del siglo XX en una pieza insustituible en la proyección del poder estadounidense hacia el Extremo Oriente asiático.
El experto en Corea del Norte John Delury, historiador de la Universidad Yonsei en Seúl, Corea del Sur, interpretó que con el anuncio de hoy “Kim Jong-un baja la tensión y es una llamada a la parte estadounidense para que también baje la tensión”
Por su parte, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, un moderado que está explorando caminos para recomponer en lo posible el vínculo con Pyongyang, también quiso apaciguar los ánimos y aseguró que su Gobierno “evitará una guerra a toda costa”.
“Debemos resolver pacíficamente el problema nuclear norcoreano sin importar los baches que haya”, afirmó Moon en un discurso pronunciado con motivo del día de la independencia nacional en el que se conmemora el final del dominio colonial japonés sobre la península de Corea, que duró de 1910 a 1945.
“Una acción militar solo puede ser decidida por la República de Corea (nombre oficial de Corea del Sur) y nadie debe decidir emprender una acción militar sin el consentimiento de la República de Corea”, afirmó.
Con todo, el anuncio norcoreano -advierten expertos- debe ser tomado con pinzas a la luz de la imprevisibilidad de Kim, pero contribuye a una pausa en la escalada verbal.
Muchos esperaban que hoy Kim ordenara un nuevo ensayo de misiles balísticos, aunque no los que deberían llegar a las aguas de Guam y que constituían el núcleo de su amenaza, por conmemorarse el Día de la Liberación, que recuerda el fin de la colonización japonesa en la península.
El presidente de la vecina Corea del Sur, Moon Jae-in, en tanto, dijo hoy que su Gobierno “evitará una guerra a toda costa” e instó al gobierno de Kim a apostar por el diálogo y la desnuclearización.
“El Gobierno evitará una guerra a toda costa. Debemos resolver pacíficamente el problema nuclear norcoreano sin importar los baches que haya”, dijo Moon durante la ceremonia en Seúl del “Kwangbok jeol”, día de la independencia nacional en el que se conmemora el final del dominio colonial japonés, que duró 35 años hasta 1945.