Tras años de reconstrucción, tres playas devastadas por el tsunami y el accidente nuclear de marzo de 2011 en Japón volvieron a recibir a los bañistas este fin de semana.

En los últimos años las playas de la costa noreste del archipiélago abrieron progresivamente tras la construcción de inmensas represas para proteger a la población de los tsunamis.

Pero es la primera vez que abren playas en la costa cercana a la central nuclear de Fukushima, donde tuvo lugar el accidente.

Es el caso de la playa de Haragamaobama, en la ciudad de Soma, a unos 40 kilómetros de la central.

(Fuente: NA)