INVESTIGADORES DE LA UCA CONSIDERAN QUE HACEN FALTA ACUERDOS POLÍTICO-SOCIALES

25

La ruptura de la pobreza estructural en la Argentina “requiere de políticas de Estado y de acuerdos” que impulsen el desarrollo y que “trasciendan los ciclos políticos”, indicaron hoy los investigadores del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA).
Tanto Eduardo Donza como Agustín Salvia, en distintas entrevistas radiales destacaron la que Argentina tiene un “ventana de oportunidad para pensar acuerdos político sociales, institucionales, que trasciendan ciclos de gobierno” para “quebrar la pobreza estructural”.
En diálogo con Radio Nacional, Salvia sostuvo que la baja en el índice de pobreza del Indec “marca una tendencia”, producto de “la baja de la inflación, cierta recuperación del empleo y por políticas sociales como la extensión de la jubilación mínima”.
“Todo esto logró llegar a la situación que teníamos en el año 2015”, indicó Salvia, para agregar que aún hoy el porcentaje de indigencia se ubica en 6%, “por encima del 5% del año 2015”.
Explicó que en términos económicos “la brecha de pobreza es mayor”, porque “los que salieron de la pobreza son la crema de la clase media baja que había caído en el 2016, producto de la devaluación y el estancamiento del mercado de trabajo”.
“Los pobres no son pobres porque no tienen trabajo, son pobres porque tienen empleos pobres”, afirmó.
Consideró que de sostenerse la tendencia que marcó el Indec, puede haber “un 20% de los que hoy están en la pobreza que salgan”, pero aclaró que “ahí llegamos al porcentaje de pobreza estructural”.
Para quebrar esa pobreza estructural, “se requiere de políticas de Estado y de acuerdos sociales más allá de los períodos y ciclos electorales”, afirmó Salvia, y agregó que para ello hace falta “madurez política, algo que todavía cuesta en la Argentina”.
Por su parte, Donza dijo en radio Mitre que “la pobreza estructural no depende de un gobierno, porque el gobierno anterior que fue eminentemente redistribuitivo terminó con un 29% de pobreza”.
“De ahí parte la necesidad de diseñar políticas Estado para combatir la pobreza medida por ingresos y elevar la calidad de vida de la población”, agregó.
Donza marcó las diferencias de metodología de medición de pobreza entre el Indec, que mide por ingresos, y el observatorio de la UCA que incluye la calidad de la vivienda, acceso a servicios, asistencia a la educación, la calidad de empleo y el acceso a la salud, entre otros indicadores.
En este análisis multidimensional, “el 60% de los hogares argentinos están alcanzados por al menos un indicador, y alrededor del 25% por dos o tres indicadores”, dijo Donza.