INVERSORES QUERÍAN MÁS PROFUNDIDAD EN LA REFORMA LABORAL DE TEMER

39

Inversores estadounidenses en Brasil expresaron cierta decepción por la reforma laboral que entrará en vigencia en noviembre próximo, al considerar que perjudica la velocidad para despedir empleados o bajar salarios, pero destacaron la negociación unilateral directamente con el trabajador, sin obligación legal de un convenio colectivo con los sindicatos. según publicó hoy la prensa local.

La reforma laboral brasileña, aprobada en julio último, cambió las relaciones laborales por primera vez desde 1943, generando gran oposición en los sindicatos, creando un régimen de tercerizado o subcontratos y flexiblizando la negociación salarial y de condiciones de empleo.

“No poder reducir salarios es muy anti-capitalista. En caso de perder dinero, ¿también dividiremos las pérdidas?” se quejó Terry Boyland, de la empresa CPQI, que presta servicios tecnológicos a bancos de América Latina, citado por el diario Folha de Sao Paulo.

La reforma laboral del gobierno del presidente Temer fue en Nueva York el tema de una reunión de la Cámara de Comercio Brasil-Estados Unidos.

Según Folha de Sao Paulo, el punto más importante en la “desilusión” de los inversores estadounidenses es la cuestión de la tercerización, ya que muchos querían tener la opción de despedir al empleado fijo y re-contratarlo como proveedor, sin vínculo legal.

La nueva ley laboral brasileña permite esto pero con una “cuarentena” de 18 meses, para evitar despidos masivos.

“Este es un punto crítico que falló. Es una cuestión muy sensible porque pueden convertir a nuestras más competitivas”, dijo Gustavo Salgado, representante en Nueva York y San Pablo del banco japonés Sumitomo Mitsui.

El otro asunto es que que continúa siendo ilegal en Brasil la reducción del salario.
Durante el evento de la cámara de comercio, destacaron la reducción del poder de los sindicatos, que no serán obligados a encabezar negociaciones colectivas sino que eso podrá hacerse entre empresa y empleado.

“Esto es lo que más aproxima a Brasil de las empresas estadounidenses”, dijo John Gontijo, del estudio contable neoyorquino Farkouh, Furman&Faccio.

Según Folha, uno de los puntos destacados por los estadounidenses a ser tratados en la negociación salarial entre empresa y empleado es la calificación del salario sin una convención colectiva, sino teniendo en cuenta la educación y calificaciones y del trabajador.