INQUIETUD ENTRE EMPRENDEDORES ARGENTINOS EN CATALUÑA POR LA CRISIS POLÍTICA EN LA REGIÓN

29
La incertidumbre política en Cataluña comienza a generar preocupación entre los pequeños y medianos empresarios argentinos con negocios e intereses económicos en esa región en crisis por el proceso de secesión que impulsan sus autoridades a pesar del rechazo del gobierno de España.
“Nos afecta a todos directa e indirectamente, no sólo a la persona que vive en Cataluña. Hay una incertidumbre que preocupa bastante”, dijo a Télam Diego Barceló, un empresario argentino radicado hace 15 años en Madrid.
Barceló, fundador y CEO de la consultora Comunicación Iberoamericana, señaló que la situación es “muy confusa” y se vive con “mucha inquietud” entre los emprendedores argentinos, tanto aquellos instalados en Cataluña como en el resto de España, porque nadie sabe exactamente qué consecuencias tendría la declaración de la independencia catalana.
“Es un mercado muy importante, es como que en Argentina se borre Rosario o Córdoba de un día para otro. Se te cae un tercio o la mitad de tus ingresos”, explicó.
Esta incertidumbre es compartida también por Jorge Araujo, un emprendedor argentino que vive hace seis años a caballo entre Buenos Aires y Barcelona, aunque aclaró que “de momento” la crisis política no está afectando a los negocios.
“Nuestra expectativa es que se solucione, que se llegue a un acuerdo y Cataluña no tenga que independizarse de España ni salir de la Unión Europea (UE). Eso sería algo bastante duro, por los menos en los próximos años, para la visión de los emprendedores que estamos acá”, opinó.
Como fundador de Bandit, una plataforma especializada en el reclutamiento de profesionales digitales, Araujo vio cómo el Brexit produjo una migración de talento tecnológico de Londres hacia Barcelona, y teme que una posible independencia genere el mismo efecto en la nueva nación.
“Se perderían además todos los beneficios y ayudas que tenemos al ser parte de la UE, o mismo de España. Si llega a pasar, creo que sería el caos”, aseguró el emprendedor, quien también es director de Internacionalización de la Asociación de Emprendedores Argentinos (ASEA) en España.
Más allá de la crisis actual, Barceló admitió que son varias las compañías que hace años prevén esta situación y, por ello, elaboraron planes de contingencia, como el desplazamiento de sus sedes sociales a otra ciudad española, como fue el caso esta semana del banco Sabadell o la biotecnológica Oryzon.
Pero la situación es diferente en el caso de las pequeñas y medianas empresas.
Según confirmaron a Télam fuentes especializadas, que prefirieron guardar el anonimato, los emprendedores no cuentan con el mismo margen de maniobra, ya que muchas veces la sede de su empresa es su propio domicilio.
Tanto Barceló como Araujo coincidieron en que gran parte de la comunidad argentina en Cataluña, cifrada en unas 60.000 personas de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), está vinculada a los rubros de servicios y hostelería, muy dependientes del turismo.
Con alrededor de 13,7 millones de visitantes, según cifras del INE, Cataluña es la región española que más turistas albergó en el año. Un sector dinámico, generador del 12% de las rentas del PIB territorial, que se vería especialmente afectado con la independencia.
Sin embargo, Araujo destacó que para otras industrias una Cataluña independiente puede suponer una oportunidad.
“Las empresas que amenazan con irse van a dejar un vacío que otros pueden ocupar y aprovechar”, consideró.
Desde el gobierno de Cataluña, prefieren separar el debate político de la realidad económica.
“Garantizamos un marco de seguridad jurídica para las empresas y la continuidad de un clima de confianza que les permita desarrollar sus actividades económicas con garantías, estabilidad y seguridad”, indicaron representantes de Catalonia Trade & Investment, la agencia regional de promoción de inversiones extranjeras.
Entre las más de 7.000 multinacionales extranjeras presentes en Cataluña, hay registradas una decena de compañías argentinas, entre ellas, Arcor, PAEZ y Ricy Sarkany, precisaron.
Asimismo, según señalaron, el proceso político que vive la región no ha roto la confianza de los empresarios internacionales, ya que en el primer semestre del año la inversión extranjera fue un 20,6% más elevada con respecto al mismo periodo de 2016.
“Sea cual sea su situación, Cataluña seguirá siendo un destino de negocios atractivo para el inversor internacional. Hay y habrá un marco jurídico que garantizará como hasta ahora la normal actividad de las empresas”, concluyeron.
Para el director de la Cámara Empresarial Argentina en España (Ceaes), Francisco Niethardt, la inquietud entre el empresariado argentino todavía no se manifestó, ya que “de momento” no recibieron ninguna consulta al respecto.
Esta normalidad se vio también reflejada esta semana en una visita de inversores argentinos a Barcelona, que viajaron a España para asistir en Madrid a la South Summit, el mayor evento anual del sur de Europa sobre startups, y aprovecharon para conocer el atractivo ecosistema emprendedor que ofrece la región catalana.
También Buenos Aires será destino en noviembre de una misión de empresarios catalanes, promocionada por la autoridad portuaria de Barcelona. Según afirmaron desde el gobierno regional, Argentina es un mercado prioritario para las empresas catalanas en América Latina.
En todo caso, los pequeños y medianos emprendedores se mantienen expectantes ante el desafío independentista.
“Es una lástima lo que está pasando porque tanto Barcelona como Madrid tienen todo para crecer. Y nosotros que emigramos para acá y vemos todas las oportunidades que hay y que pase esto… Es bastante triste para las dos partes”, se lamentó Araujo, quien anhela una pronta solución del conflicto.