INNOVACIÓN: TRES ESTUDIANTES ARGENTINOS CREARON UN SISTEMA DE AYUDA CON DRONES Y FUERON PREMIADOS EN EEUU

33

Los jóvenes argentinos creadores de ResCue, un proyecto que usa drones para ayudar en situaciones de catástrofes, lograron hoy el tercer lugar en la final global de Imagine Cup, la competencia internacional con la que Microsoft premia cada año a emprendedores que desarrollan innovaciones tecnológicas y el trabajo en equipo.
Ramiro Olivera, Julián Antonielli y Luciano Mosquera, estudiantes de ingeniería informática del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), lograron que un equipo argentino subiera por primera vez al podio de esta competencia que se organiza desde hace 15 años, tras superar en la final a 53 proyectos desarrollados por jóvenes de 39 países, entre ellos algunos con fuerte tradición de desarrollo de software como Estados Unidos, Canadá, India, Reino Unido y Brasil.
ResCue es una iniciativa que propone utilizar vehículos no tripulados en catástrofes naturales para salvar vidas gracias al acortamiento de los tiempos de respuesta, uno de los factores que muchas veces resulta de vida o muerte.
A partir de las fotos sobre el terreno que toman los drones autónomos, el sistema reconoce las imágenes, identifica el personal que se requiere en cada lugar y genera una alerta que es enviada en tiempo real a los rescatistas para clasificar la urgencia de cada caso.
El equipo -cuyo nombre es “Nash”- considera que una flota de diez drones es suficiente para cubrir una superficie semejante a la de la Ciudad de Buenos Aires en menos de diez horas, lo que reduce de forma significativa los tiempos de respuesta.
Los jóvenes ganaron 15.000 dólares de premio más 25.000 en Microsoft Azure (un abanico de servicios en la nube, de los cuales ResCue usa dos herramientas de inteligencia artificial), además de acceso al programa BizSpark para seguir desarrollando su proyecto.
“El equipo argentino mostró un nivel sobresaliente”, calificaron desde la multinacional norteamericana al anunciar los ganadores, y señalaron que esto “demuestra el excelente nivel que tienen los estudiantes” del país.
Tras ganar la instancia local en mayo, los estudiantes viajaron a la localidad estadounidense de Redmond, donde tiene su sede el gigante tecnológico, para representar al país en la final. Solo fueron superados por el equipo checo X.GLU -autor de un software que ayuda a los diabéticos a sobrellevar los síntomas-, y por el estadounidense Oculogx, que construyó una aplicación de realidad mixta (realidad virtual más realidad aumentada) para localizar elementos en grandes almacenes.
“Esta fue una experiencia increíble para nosotros”, manifestó Olivera, de 22 años, y siguió: “La final en Argentina fue difícil, antes de viajar a Estados Unidos creímos que iba a ser imposible, al ver los proyectos y las universidades con las que competiríamos no teníamos demasiadas expectativas. Sin embargo, una vez en Redmond nos dimos cuenta del potencial que tenía nuestro proyecto, que era bien sólido en tecnología, innovación, factibilidad, concepto y estaba a la altura de los mejores del mundo”.
“La experiencia fue única para nosotros, nos encanta nuestro proyecto y trabajamos muy duro todos estos meses. En Redmond había muchos proyectos interesantes y complejos, la experiencia fue muy estresante, pero todo rindió sus frutos nos encantó poder participar. Le queremos agradecer a Microsoft por habernos impulsado y apoyado para llegar a la final”, sostuvo por su parte Mosquera, de 25 años, en la comunicación oficial del evento.
La idea de llevar adelante el proyecto surgió hace algunos años, cuando el hermano de Ramiro trabajó en el rescate de víctimas de una inundación en Catamarca, como voluntario en la Cruz Roja. Allí advirtió que los rescatistas no podían actuar tan rápido como querían debido a ciertas trabas externas, y los jóvenes se dieron cuenta que allí había un nicho para desarrollar.
Según afirmaron los jóvenes, hoy en día se tarda entre dos y nueve días en hacer una primera evaluación del área afectada, dependiendo de factores como personal de rescate, los recursos técnicos o el clima. Pero las 12 primeras horas de ocurrida la catástrofe son cruciales para hacer el rescate más eficiente, momento en el que busca actuar ResCue.
“Nos encantó estar en Redmond. Estamos muy entusiasmados en seguir adelante, vamos a mejorar la tecnología para que sea más eficaz en el momento de detectar los desastres naturales”, sostuvo Antonielli, de 22 años, y manifestó su deseo de “trabajar con el Gobierno para poder probarlo en escenarios reales”.