El Instituto de Ciencias Sociales de la Fundación UADE realizó una investigación con el objetivo de conocer cuál es la percepción de riesgo que tienen las mujeres argentinas acerca de las cirugías estéticas, teniendo en consideración los problemas de salud que pueden acarrear esta clase de operaciones.

En los últimos cinco años, en la Argentina, los procedimientos quirúrgicos aumentaron un 17% y los no invasivos se incrementaron un 44%. Según la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos (ASPS), nuestro país se ubica entre los 20 primeros países del mundo en los que más se realizan cirugías estéticas con alrededor de 270 mil procedimientos por año, y es el segundo que más lo hace en Sudamérica. Las intervenciones de aumento mamario son una de las operaciones más elegidas por las argentinas: en los últimos dos años se realizaron un promedio de 53 diarias.

A pesar de que el implante de prótesis mamarias es la intervención más habitual entre las mujeres, muchas de ellas no están alertadas sobre el riesgo que puede traer consigo. Una enfermedad asociada solamente a este tipo de intervenciones, que genera riesgos en la vida de los pacientes, es el linfoma anaplásico de células grandes (LACG).

Durante el 2017, en nuestro país, fueron detectados los dos primeros casos de esta patología. Mientras que en Estados Unidos ya son 359 las personas diagnosticadas y nueve de ellas fallecieron a causa de esta enfermedad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que esta enfermedad no se trata de un cáncer de mama o del tejido mamario sino de un tumor del sistema linfático, que se origina generalmente en los ganglios linfáticos.

A continuación se detallan los principales resultados de la investigación realizada  en el Ámbito Metropolitano de Buenos Aires (AMBA), derivados de la opinión de 600 mujeres cuya franja etaria oscila entre 18 a 40 años.

 

 

  • Resumen de los principales resultados

 

 

  • Más del 85% de las encuestadas consideró que la cirugía que más se realizan las mujeres argentinas, sería la de implante mamario.  

 

  • El 31,4% de las mujeres señaló que la operación más peligrosa es la liposucción, seguida por la abdominoplastía (17,4%). Luego el aumento o reducción de glúteos (16.4%) y las cirugías faciales  (12,7%).

 

  • Respecto al riesgo de que las cirugías mamarias podría provocar algún tipo de enfermedad, 6 de cada 10 mujeres, no consideran que generen alteraciones. Mientras que 3 de cada 10 sí creen que podrían provocar algún tipo de trastorno y solo 1 de cada 10 aseguró que es peligrosa para la salud.

 

  • Acerca de qué tipo de enfermedades asociarían con la cirugía de implante mamario, casi la mitad (46.95%) señaló el riesgo de padecer cáncer de mamas. Mientras que el resto lo relacionó con: encapsulamiento (32.65%), infecciones (14.75%), calcificaciones (3.4%),  entre otras.

 

  • Acerca de los motivos por los que se realizan intervenciones estéticas: 4 de cada 10 indicaron “por un fin estético”, mientras que 1 de cada 3 señaló “para superar la baja autoestima”. Por otra parte casi el 18% lo hace para aparentar juventud y el resto (6,5%) por otras causas como: inseguridad, despecho, venganza, por presión social, etcétera.  

Resultados cuantitativos

 

 

¿Qué cirugías elegirían las argentinas?

Al preguntar qué intervenciones se realizarían las mujeres si tomaran esa decisión, se encontró que: un 85% de las mujeres preferían intervenciones mamarias, el 9% elegían intervenciones faciales y un 6% optaban por otros tipos de operaciones.

Cirugías estéticas: costo vs beneficios

Con respecto a qué priorizan las mujeres al momento de realizarse una cirugía estética, el 54,4% de las entrevistadas manifestaron que lo primero que buscan es la reputación del cirujano; el 21,3% se fija en la calidad de las prótesis y del instrumento quirúrgico;  el 17,9% prioriza la infraestructura del centro médico en dónde se van a realizar la cirugía y el 6,4% priorizan todas opciones por igual.