• Entre 2012 y 2018, mientras el empleo privado aumentó en el país a una tasa anual del orden del 1,0 %, el empleo público lo hizo al 2,5 %. La plantilla estatal se expandió al 2,7 % anual o más en el NEA, el NOA y la Patagonia, lo hizo un 2,4 % en Cuyo y 1,4 % en la zona pampeana
  • Estos guarismos reflejan el tipo de política económica que se encaró en la Argentina tras el punto de inflexión de 2011, cuando queda atrás el boom del precio de las commodities. El énfasis en el empleo público no sólo complicó las cuentas fiscales, sino que no tuvo éxito en términos de crecimiento de la economía, afectando la dinámica del empleo privado
  • En Chile, que después de 2011 asumió una estrategia de crecimiento totalmente distinta, el empleo privado creció a un ritmo de 3,6 % anual acumulativo entre 2012 y 2018, al tiempo que el salario mejoró a un ritmo anual de 2,9 % en términos reales.

(Fuente: IERAL)