INFORME DELPHOS: LAS RECOMENDACIONES PARA HOY

Panorama Global: presiones inflacionarias en tasas

Bonos del tesoro norteamericano volvieron al centro de escena al tiempo que la tasa a 10 años cortó al alza una oblicua bajista registrada desde el máximo de febrero. Las expectativas de subas de tasas de interés se elevaron, descontando una probabilidad del 85% para por lo menos 3 subas en el año (una ya realizada), en comparación a 70% a inicios de mes. En particular, ya incluso se descontaría una probabilidad de 45% para 4 o más subas en el año, en comparación a 30% a inicios de mes. Habiéndose elevado el yield a 10 años casi 15 pbs, el principal driver de esta elevación de tasas fue el componente de inflación esperada (+11pbs), resultando de la reciente suba de precios del petróleo (ver abajo) así como la aceleración ya registrada en precios de producción, en base al reporte de marzo. De hecho, el Beige Book de la Fed, publicado en el día de ayer y que revela indicaciones de precios en diferentes estados de EE.UU., señaló crecientes presiones inflacionarias en costos de producción.

La buena noticia es que la volatilidad implícita del mercado de bonos ha descendido independientemente del movimiento de tasas y la posición en corto del mercado vs. treasuries se ubica en valores elevados. En este contexto, encontrándonos más cercanos al final del ciclo económico (hacia 2020 en base al FMI), comienzan a superar en performance relativa sectores atados a commodities (ver XOP o XME), industria (ver XLI) o transporte (ver IYT), en perjuicio de otros más sensibles a elevaciones de tasas como telcos o utilities (ver IYZ y XLU). Notar que papeles como GGB o SID en Brasil han presentado mejoras en índices RSI y MACD. El buen momentum de commodities podría favorecer mercados emergentes exportadores con salud de cuenta corriente, en un contexto de subas de tasas. 

Commodities: Crudo WTI

Los inventarios de petróleo de EE.UU. (excluidos aquellos correspondientes a la Reserva Estratégica de Petróleo) disminuyeron en 1,1 millones de barriles respecto de la semana anterior, para situarse en 427,6 millones de barriles. Estos niveles se encuentran en la mitad inferior del rango promedio para esta época del año. Las refinerías operaron al 92,4% de su capacidad la semana pasada, al mismo tiempo que se incrementó la producción de gasolina con un promedio de 10,2 millones de barriles por día. Esta reducción en las existencias de crudo sorprendió gratamente al mercado, e impulso el precio del petróleo hacia el fin de la jornada de ayer. De esta manera, el crudo WTI finalizó 3,5% por encima de su precio de apertura, hacia los US$ 68,8/bbl. En cuanto al análisis técnico, creemos que en su mayoría las señales son positivas; con un MACD cortando al alza la línea de señal y un RSI 14d ganando pendiente (esbozando la existencia de cierto margen de recorrido), aunque acercándose a los 70pts en la zona de “sobre-compra”.

Bajo este contexto, durante la jornada de ayer PBR avanzó poco más de 4,0% para situarse en los US$ 14,2/ADR. Dado que indicadores de tendencia (MACD) y momentum (RSI 14d) continúan esbozando pendiente positiva, creemos que de mantenerse la dinámica actual del petróleo, PBR podría finalmente tomar el impulso necesario para quebrar su zona de resistencia ubicada en US$ 14,5/ADR, ya testeada en numerosas ocasiones pasadas.

Renta fija en AR$: Resumen de Informe Financiero y de Renta Fija 

Se acercan semanas clave en materia de política monetaria. Tal como dijo Sturzenegger en la presentación del IPOM el lunes, si la inflación no muestra signos claros de desaceleración en mayo, será momento de subir la tasa de referencia. En la actualidad el BCRA estaría focalizando sus esfuerzos en el canal de las expectativas. La credibilidad del BCRA se ha visto perjudicada con el cambio de metas en diciembre, tal como señala el aumento de las expectativas de inflación de 2018. No obstante, si bien el spread entre expectativas y meta muestra una tendencia alcista, continúa por debajo de los niveles pre cambio de metas. Por otro lado, el comportamiento del tipo de cambio también podría constituir un indicador de la confianza en la política monetaria. Si bien su cotización reciente está fuertemente influida por las intervenciones directas del Central junto con liquidaciones de divisas, la superior estabilidad exhibida por el tipo de cambio en los últimos días, considerando la menor presencia del BCRA, reflejaría una trayectoria de política más certera para el mercado. Podría interpretarse entonces que el reciente accionar del BCRA estaría dando sus frutos a la hora de anclar expectativas. En este contexto, teniendo en cuenta el notable superior compromiso del BCRA, creemos que, es conveniente continuar favoreciendo posiciones en AR$ frente a posiciones en dólares en el corto plazo.

Renta fija corporativa: Transportadora de Gas del Sur    

En el día de hoy y hasta el próximo lunes inclusive se podrá participar de la licitación de la obligación negociable de Transportadora de Gas del Sur. Dicho bono corporativo será bullet (el total de la amortización se pagará al final), tendrá una maturity de 5, 7 o 10 años (a definir), tasa fija (a definir) pagadero semestral y nominado en dólares. La compañía busca colocar US$ 500 MM (hasta un máximo de US$ 700 MM) y las ofertas tendrán un monto mínimo de US$ 150.000, con un proceso de colocación a través de la formación del book buildingLos fondos obtenidos se utilizarán para: i) integrar capital de trabajo; ii) CapEx; iii) refinanciación de pasivos; y iv) integración de aportes de capital a sociedades controladas o vinculadas. 

Los fundamentos crediticios de la compañía son sólidos. La estructura de capital actual tiene un muy bajo componente de deuda financiera neta (99,7% equity vs. 0,3% deuda neta). Si TGS colocase un total de US$ 500 MM, la deuda neta ascendería a 13% del total de la estructura, aún así manteniéndose bastante por debajo de la media de sus comparables (alrededor de 40%). En términos relativos de Deuda Neta/EBITDA T12M, el ratio se situaría en 1,7x, y tomando la proyección del EBITDA esperado ’18, el ratio se situaría en 1,0x. De esta manera, consideramos que el spread exigido por sobre un bono soberano de igual duration debería de fluctuar entre 100 y 175 pbs. dependiendo de la maturity a la que finalmente sea emitido. De esta manera, si el bono se emite a 5 años exigiríamos una tasa de rendimiento de 6,5%, mientras que a 10 años la tasa solicitada sería de alrededor de 8,25%.

 

(Fuente: Delphos)